La magistrada solicita investigar el bote del cloroformo

Los padres de Lucía. /
Los padres de Lucía.

La Guardia Civil trabaja en una reconstrucción virtual del caso para comprobar si los golpes que sufrió son compatibles con una muerte accidental

JUAN CANOMálaga

La jueza que investiga el caso de Lucía Vivar también ha aceptado investigar el bote de cloroformo hallado por unos jóvenes a unos 700 metros de la estación de Pizarra, en la misma dirección que supuestamente tomó la niña tras su desaparición.

La magistrada responde así a otra de las solicitudes de la familia y ordena a la Policía Local, cuyos agentes intervinieron el envase, que detalle «todas las circunstancias relativas a su localización y entrega a la Guardia Civil, debiendo informar sobre la cadena de custodia del bote hallado», según la providencia dictada el martes por la titular del Juzgado de Instrucción número 10 de Málaga. La jueza también insta al médico forense a que aclare si, «en el caso de que el cloroformo hubiese sido empleado sobre la menor, la presencia del mismo hubiese sido detectada en la autopsia que se le efectuó».

La magistrada acepta practicar otra media docena de pruebas, entre ellas la toma de declaración a algunos testigos propuestos por la familia, como el caso de un vecino que asegura que un compañero de trabajo extranjero con el que estaba en un bar esa noche escuchó a unos compatriotas mencionar algo respecto a una menor y un avión. La jueza pide a la Guardia Civil que se identifique al individuo que oyó la conversación y que se le tome declaración.

Por el contrario, la instructora ha rechazado el resto de pruebas propuestas por los padres a través de su abogada, Ana Belén Ordóñez, entre ellas, la geolocalización de todos los teléfonos móviles que se encontraban encendidos esa noche en el área de influencia del suceso para comprobar quiénes son sus titulares; la jueza considera que eso no contribuiría a «aclarar la causa de la muerte ni a la identificación de los presuntos responsables».

Fuentes judiciales también informaron de que la Guardia Civil está trabajando en una reconstrucción virtual de la muerte de la pequeña Lucía Vivar a instancia de la jueza instructora del caso. Para ello, se han desplazado agentes del servicio de criminalística de Madrid, que pretenden determinar si es compatible una muerte accidental con los golpes que sufrió la pequeña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos