La Junta de Andalucía inicia una nueva suelta de parásitos para luchar contra la avispilla del castaño en el Valle del Genal

Suelta del parásito este viernes en Parauta. /SUR
Suelta del parásito este viernes en Parauta. / SUR

Este método de lucha biológica se considera el más efectivo para combatir y reducir los daños que produce este himenóptero en los castañares

E. PRESS

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha iniciado este viernes una nueva suelta del parásito Torymus sinensis para luchar contra la plaga de la avispilla que afecta a las masas de castaño del Valle del Genal, en la provincia de Málaga.

Los trabajos, autorizados por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, se centrarán en el suministro de 320 dosis de este parásito a 74 nuevos núcleos afectados y a otros puntos anteriormente tratados con el fin de reforzarlos ante esta plaga.

Esta actuación, que se realiza una vez iniciado el desarrollo de la yema de los castaños para adecuar los ciclos biológicos de ambas especies (parásito y plaga), pone de manifiesto el compromiso del Gobierno andaluz en su lucha contra la avispilla del castaño, que comenzó en mayo de 2014 con el Plan de Seguimiento de esta plaga.

No en vano, la presencia de este insecto podría reducir la producción y la calidad de los frutos, la vitalidad y estabilidad estacional del ecosistema castañar e incluso provocar la mortandad de árboles, han recordado desde la Junta.

Piden autorización

Este método de lucha biológica se considera en la actualidad como el más efectivo para combatir y reducir los daños que produce este himenóptero en los castañares. Así se ha demostrado tras conocer los resultados obtenidos en países como Italia, territorio donde se detectó esta plaga por primera en el continente europeo, en el año 2002.

El delegado de Medio ambiente, Adolfo Moreno, ha expuesto que después de muchas reuniones con el sector «han llegado a dos conclusiones fundamentales: que no hay afección medioambiental, al menos que sea significativa, con la suelta del torymus, y, por el contrario, sí se sabe que está afectando a la expansión de la plaga de la avispilla del castaño, la cual está degradando al medio ambienta afectando a los castañares y a su vez a la economía del territorio».

«Esto nos va a llevar a que su gente lo tenga que abandonar y por tanto a la despoblación del mismo«, por lo que el delegado ha reiterado al Gobierno de la nación »que se deje ya de demoras y autorice definitivamente, y no de manera experimental como hace ahora, la suelta del torymus porque todavía estamos a tiempo de combatir de forma efectiva y más económica la expansión de la plaga de la avispilla y por tanto esos efectos malévolos para el territorio«.

La avispilla del castaño es un insecto de la familia de las «avispas de las agallas» (Cinípidos) que afecta exclusivamente a los castaños. Es originario de China, y comenzó a propagarse en 1941 en Japón y en 1963 en Corea. En el continente americano fue detectado en 1974 en EEUU y en Europa en 2002, en Italia.

Posteriormente, se ha ido detectando en diferentes estados europeos como Francia, Eslovenia, Suiza, Hungría, Croacia, Holanda, Eslovaquia, Alemania, Republica Checa. En 2012, finalmente, se introdujo en España, concretamente en la Comunidad Autónoma de Cataluña, y desde el pasado año está presente también en Cantabria, Asturias y en los castañares de la provincia de Málaga. Todos los indicios apuntan a que la llegada del insecto está asociada al movimiento de material vegetal afectado procedente de viveros.

La suelta, celebrada en el municipio de Parauta, ha contado con la presencia del director general de Gestión del Medio Natural y Espacios Protegidos, Javier Madrid, y el delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Adolfo Moreno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos