Investigan a ocho sospechosos de causar daños en yacimientos arqueológicos

El Seprona comprobó que se habían realizado trabajos y movimientos de tierra sin ningún tipo de regulación ni licencia urbanística

F. T. / AGENCIAS

Agentes pertenecientes al Equipo del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Comandancia de la Guardia Civil de Málaga investigan a ocho personas por presuntos daños ocasionados en dos yacimientos arqueológicos de la provincia. El Seprona comenzó la investigación el mes de septiembre del pasado año 2016, momento en el que la Junta de Andalucía informó a los agentes de que en la zonas arqueológicas conocidas como Los Castillejos, situada en el término municipal de Teba, y Cortijo Los Villares, en el municipio de Cañete la Real, se estaban realizando varias actividades que pudieran provocar la destrucción de restos arqueológicos ubicados en el subsuelo.

Según han informado desde el propio Instituto Armado, los guardias civiles encargados de la investigación comprobaron que en esas zonas se habían ejecutado varias obras consistentes en movimientos de tierras, construcción de pozos y cambios de cultivos, careciendo de la correspondiente licencia urbanística y sin la preceptiva autorización y vigilancia arqueológica por parte de ningún organismo cultural perteneciente a dicha administración.

Como consecuencia de esta actividad sin regulación se habían producido daños en los yacimientos, que dieron como resultado la destrucción del posicionamiento y estratificación de los restos arqueológicos, siendo prueba de ello la presencia de restos cerámicos que fueron intervenidos por los agentes del Seprona en el lugar y que posteriormente fueron remitidos al Museo de Málaga para su correcta identificación pertinente.

Uno de los yacimientos está declarado como Bien de Interés cultural por la Junta de Andalucía

Según informes posteriores emitidos por el Museo de Málaga, las piezas y muestras recogidas por los agentes -asas, bordes de cerámica, ajuar de cocina, etcétera-, corresponden a fragmentos cerámicos de las épocas Íbera y Medieval, según han indicado desde la Guardia Civil a través de un comunicado.

El yacimiento arqueológico de Los Castillejos está catalogado por la Junta de Andalucía como Bien de Interés Cultural (BIC), mientras que en el yacimiento Cortijo Los Villares existe una protección arqueológica de tipo B y C. Esto quiere decir que es obligatorio realizar actividad arqueológica previa a cualquier movimiento de tierra importante, a través de una serie de sondeos pertinentes o vigilancia.

La Guardia Civil, que posee la competencia exclusiva de la protección del patrimonio histórico, recuerda que la normativa al respecto «prohibe los trabajos realizados sin autorización de la Delegación Territorial ni control arqueológico alguno, ya que ello podría suponer la alteración y posible deterioro para el yacimiento, teniendo la consideración de daño». Igualmente deberá contar con las licencias urbanísticas concedidas por el ayuntamiento correspondiente.

Las diligencias instruidas fruto de la investigación han sido entregadas recientemente en la Fiscalía de Ordenación del Territorio, Patrimonio Histórico y Medio Ambiente de Málaga, según han manifestado las fuentes oficiales vinculadas al caso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos