Investigan como un hecho aislado la aparición de peces muertos en el Guadalhorce

El concejal de Medio Ambiente y el alcalde de Coín, en una zona de vertidos de aguas sin depurar. :: f. t./
El concejal de Medio Ambiente y el alcalde de Coín, en una zona de vertidos de aguas sin depurar. :: f. t.

Desde Medio Ambiente aseguran que no se aprecian signos de turbidez ni evidencias de vertido tras haber analizado el río

FERNANDO TORRES

Un hallazgo preocupante ha hecho que suenen todas las alarmas del entorno del río Guadalhorce. Además del estado en el que se encuentra la desembocadura, que ha centrado la agenda de los últimos días como ya adelantó este periódico, han aparecido varias decenas de peces muertos en el cauce del río, una situación que ha hecho que muchos se teman lo peor. La falta de depuración en las aguas fecales de los municipios que vierten en este caudal (Cártama, Álora, Alhaurín el Grande, Coín y Pizarra) ha sido el primer motivo que han barajado algunos de los responsables políticos de dichas localidades, que apuntaron de forma casi inmediata a la falta de infraestructuras para la gestión de aguas. Sin embargo, desde la Consejería de Medio Ambiente subrayan que todavía «no se pueden conectar los hechos». Según apuntaron a este periódico fuentes de la propia consejería, se trata de «un único episodio, puntual, aislado y localizado», en una zona «muy concreta del río, a su paso por Zapata».

Las mismas fuentes aseguran que los resultados del análisis efectuado sobre el terreno no dejan ver evidencias de vertidos, al igual que tampoco se aprecia un aumento en los niveles del parámetro de color (turbidez) en el cauce del río. Los cadáveres de los peces han sido trasladados al Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre, donde se esclarecerán los motivos que han originado su muerte, momento en el que la incidencia quedará resuelta por completo.

Este hallazgo suma un desagradable episodio a un problema histórico para la comarca que ha cobrado fuerza en las últimas semanas, cuando la Junta de Andalucía notificó a aquellos municipios que no depuran sus aguas de la apertura de un expediente sancionador con multas que podrán imponer por el incumplimiento de la normativa vigente en cuanto a la depuración de aguas.

Coín es uno de esos municipios que cuentan con un expediente sancionador abierto, junto con Cártama y Alhaurín el Grande, entre otros. Fernando Fernández, regidor coineño, es uno de los dirigentes que más ha criticado esta «incongruencia» por parte de la Junta de Andalucía, aunque advirtió en declaraciones a SUR de que «no se ha demostrado que la causa directa de la muerte de los peces sea por las aguas sin depurar».

Aseguró que, aunque no esté constatado que sean hechos relacionados, no hay que restarle importancia al asunto: «La única solución pasa por la construcción de la depuradora». Fernández hacía así referencia al proyecto de la EDAR Bajo Guadalhorce, que dará servicio, supuestamente a partir del año 2019, a Álora, Pizarra y Coín.

El pasado martes, la Diputación Provincial aprobó una moción mediante la cual pedir al organismo autonómico que finalice los proyectos de depuradoras que están actualmente en fase de licitación y construcción, según apuntó a SUR la diputada de Medio Ambiente Marina Bravo. La diputada es, además, concejala de la misma materia en el Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre, único municipio de la comarca que sí depura sus aguas. Bravo añadió que desde las administraciones municipales hay una «gran preocupación», aunque dijo que hay que esperar a las investigaciones de Medio Ambiente: «Hace unos años hubo un caso similar y fue un problema puntual».

El río Guadalhorce absorbe diariamente las aguas fecales sin procesar de una comarca que tiene casi 100.000 habitantes. La normativa vigente, establecida desde la Unión Europea, prohibe expresamente este tipo de conductas y, de hecho, se estableció el año 2015 como fecha límite para cumplir el objetivo de 'vertido cero', algo que parece estar más lejos que nunca.

Fotos

Vídeos