Un informe privado cuestiona la data de la muerte de la pequeña Lucía Vivar

Un vigilante de seguridad ante la vía férrea de Álora
Un vigilante de seguridad ante la vía férrea de Álora / Daniel Pérez

Está elaborado por el criminalista catalán Lluis Duque, profesor universitario que ha sido especialista en Investigación y Policía Científica en los Mossos d’Esquadra

JUAN CANO y JON SEDANOMálaga

Un informe privado encargado por la familia de Lucía Vivar pone en cuestión la data de la muerte de la niña, que los forenses que realizaron la autopsia sitúan entre las 5.00 y las 7.00 horas del 27 de julio. La menor desapareció 25 minutos antes de la medianoche anterior en la estación de Pizarra.

El estudio, elaborado por el criminalista catalán Lluis Duque, que es profesor universitario y ha sido especialista en Investigación y Policía Científica en los Mossos d’Esquadra, sitúa la data de la muerte de la niña «entre tres y cinco horas antes». Para el criminalista, los cálculos de los forenses se basan en la en la temperatura que se tomó al cadáver en la sala de autopsias, ya a mediodía, después de haber pasado por el vehículo de la funeraria y las instalaciones del Instituto de Medicina Legal (IML), cuando en realidad se tendría que haber tomado en el lugar del levantamiento, justo después del hallazgo del cadáver, que fue encontrado a las 6.55 por el maquinista del primer tren de la mañana, que fue supuestamente el que golpeó a la menor.

El criminalista catalán también cuestiona que no se midiera la temperatura ambiental en el lugar de los hechos. Para calcular la data, los forenses utilizaron una estimación de 22 grados como temperatura media del día en la localidad de Pizarra.

La abogada de la familia, la penalista Ana Belén Ordóñez, ha entregado ya el informe a la jueza para que se incorpore al sumario del caso y se estudien sus conclusiones.

Además

Fotos

Vídeos