Impulsan en Ronda una escuela de gastronomía para profesionales y amateurs

Un grupo de personas participa en un taller de cocina al aire libre organizado por Herrera.  sur/
Un grupo de personas participa en un taller de cocina al aire libre organizado por Herrera. sur

El empresario Miguel Herrera pondrá en marcha 'El Golimbreo', en la calle Jerez, que ofrecerá formación en cocina para todos los públicos

FÁTIMA ÁVILA-CASANOVA RONDA.

Ronda está a punto de estrenar una escuela de gastronomía que llevará el nombre de El Golimbreo. Este proyecto del empresario Miguel Herrera, propietario de las marcas El Cuchareo y L17 Rustic Food, nació en 2009, pero no ha sido hasta este año cuando ha podido ponerse en marcha. El objetivo es llegar a todos aquellos amantes de la cocina de calidad, que tienen como meta formarse o incrementar sus conocimientos, explica Herrera: «El Golimbreo estará dirigido tanto a aquellos que quieren dedicarse profesionalmente a este mundillo, como a las personas que deseen profundizar en sus conocimientos en algún tipo de cocina como puede ser la repostería, la cocina árabe, la elaboración de 'sushi'...».

Para ello, impartirán cursos que oscilarán entre el día y los nueve meses de duración. Todo ello dependiendo del nivel que se quiera alcanzar con esta formación. Las enseñanzas más largas, destinadas a los profesionales, contarán con un material didáctico de una empresa reguladora y se ajustarán a la normativa establecida por la Junta de Andalucía. No obstante, no obtendrán una titulación oficial de la administración pública, aunque con el curso y un número acreditado de horas de trabajo se podrá acceder al Certificado de Profesionalidad. Estos grupos estarán integrados por un máximo de ocho alumnos.

Por otra parte, aquellas personas que deseen ponerse delante de los fogones para incrementar sus conocimientos sobre cocina o quieran saber cómo deben tratarse los productos de calidad, podrán inscribirse en cualquiera de los talleres que se programarán a lo largo de los próximos meses, apunta el dueño del Golimbreo: «En la formación, lo más importante es que el alumno esté motivado. Para ello, le pondremos una copa de vino y habrá una mesa grande en el centro del establecimiento para que todos puedan interactuar. Quiero que se sientan como si estuviesen en sus casas». Estos grupos estarán formados por un máximo de 15 alumnos.

El objetivo es que el establecimiento, que se encuentra situado en el número 18 de la calle Jerez, pueda abrir sus puertas a finales de este mes, una vez que estén totalmente concluidas las obras. El local consta de 140 metros cuadrados, posee vestuarios, cocinas, zona de 'office' y un aula didáctica. Además, cuenta con todos los permisos necesarios para llevar a cabo su apertura, por lo que solo queda concluir la reforma para poner en marcha este ambicioso proyecto. «Queremos organizar unas jornadas de puertas abiertas para que los rondeños y todas aquellas personas interesadas puedan conocer nuestra actividad y lo que queremos hacer allí. Ya se ha acercado mucha gente a preguntar. En Ronda hay un importante nicho de mercado, y espero que tenga una buena acogida», confiesa.

El empresario no se cierra puertas, por lo que las actividades y cursos de cocina no estarán destinados exclusivamente a un público adulto sino que también habrá espacio para los más pequeños de la casa. Durante cinco años fue profesor de cocina en colegios de la Sierra de Cádiz y quiere explotar su lado docente con los más jóvenes: «Los niños son como esponjas, y me gustaría potenciar a aquellos que son unos cocinitas. Soy de esas personas que piensan que los pequeños deben salir al campo, a la naturaleza, y tienen que conocer lo que hay a su alrededor. También es importante que aprendan el valor de las cosas y el trabajo que cuesta hacerlas». Por ello, tiene previsto que estos particulares 'chefs' puedan participar, entre otros cursos, en las clases de iniciación a la cocina, panadería y repostería, y productos alérgenos, donde aprenderán qué pueden comer para llevar un método de vida saludable o qué pueden ingerir si tienen alguna intolerancia alimentaria.

Todo ello no sería posible, asegura Herrera, sin la estrecha colaboración de las firmas Original Lemon y Ronda Inox. Además, está recibiendo el apoyo de la Bodega Descalzos Viejos, ubicada en una de las fincas con más encanto de España.

Colaboración con Cruz Roja

No obstante, esto no es todo, ya que el Golimbreo no quiere olvidarse de nadie e irá un paso más allá. Para ello, han llegado a un acuerdo con Cruz Roja para tener becados a uno o dos alumnos. A cambio estos tendrán que hacer trabajos voluntarios con dicha institución humanitaria. Además, también tienen previsto crear una bolsa de trabajo para que los negocios de la localidad puedan acercarse y, según el perfil de profesional que necesiten, beneficiarse de los contactos creados por ellos.

Todas las clases y talleres estarán impartidos por profesionales altamente cualificados. Según la especialidad de la que trate el curso se requerirá de los servicios de determinados cocineros. «Ya se irá viendo los nombres de los profesiones según los cursos que se vayan ofertando. Mi intención es que el Golimbreo también sea un punto de encuentro para los expertos en restauración del ámbito local, un lugar donde poder hablar y enriquecernos», explica.

'Golimbreo' es una expresión propia utilizada en la Sierra de Cádiz y también en determinadas zonas de Málaga, que se atribuye a la inquietud por conocer o aprender algo para posteriormente elaborarlo o compartirlo con los demás. Esta es la meta de Herrera, en un mundo donde los valores, la cultura y las tradición se están perdiendo quiere recuperar las raíces de la cocina malagueña para que se convierta en un punto de encuentro con el que compartir vivencias y conocimientos. Más información en web www.elgolimbreo.es.

Fotos

Vídeos