El humor costumbrista de Manolo Medina y Javier Vallespín llega a Ronda

Javier Vallespín (izquierda) y Manolo Medina, junto a la delegada de Cultura, María José Zarzavilla.  sur/
Javier Vallespín (izquierda) y Manolo Medina, junto a la delegada de Cultura, María José Zarzavilla. sur

Los actores protagonizan '¡Qué mala suerte tengo pa' tó! ', una continuación de su anterior espectáculo, en el Teatro Vicente Espinel

FERNANDO MORGADO RONDA.

El Teatro Vicente Espinel se prepara para acoger el próximo 9 de diciembre la obra '¡Qué mala suerte tengo pa' tó!', protagonizada por los actores Javier Vallespín y Manolo Medina. Ya en la presentación, el pasado 28 de noviembre, ambos dejaron pinceladas de lo que será el espectáculo, una continuación de su anterior proyecto, 'Dos hombres solos sin punto com ni ná', que ya visitó Ronda.

En una divertida rueda de prensa, Vallespín y Medina adelantaron la trama de la obra, en la que se vuelven a meter en la piel de los personajes que llevan sus nombres y que tanto éxito les han dado. En este nuevo episodio, Manolo y Javier cambian de piso después de que todo el vecindario crea que son pareja de hecho. A partir de ese momento se desatarán constantes situaciones cómicas relativas a la mudanza o la decoración del nuevo apartamento. Humor costumbrista con sello andaluz que seguro provocará muchas carcajadas entre los rondeños.

El espectáculo dará comienzo a las 21.30 horas el 9 de diciembre y las entradas ya pueden comprarse en la Casa de la Cultura y en la web giglon.com por 12. El día de la función habrá entradas disponibles en taquilla por 15€.

En la presentación de '¡Qué mala suerte tengo pa' tó!', los humoristas estuvieron acompañados de la delegada de Cultura, María José Zarzavilla, que presentó el resto de las actividades de la semana. En enero, el humor con sello andaluz volverá al Vicente Espinel de la mano del popular cómico Manu Sánchez.

Tras 'El rey solo' y 'El último santo', el sevillano cierra la trilogía de Monarquía, Iglesia y Estado con 'El buen dictador'. En la obra, un político demagogo con discurso populista y facilón hará las delicias del respetable e impresionable público.

Se trata de un colorista y ambicioso mandatario que tratará a sus 'votantes' como niños para poder conseguir lo más ansiado: el poder. Un político con soluciones, regalos, promesas y teorías que nadie podrá rechazar. El mitin definitivo se convierte en el más divertido, animado y musical de los espectáculos. Un democrático baño de masas alzará a lo más alto a este encantador de votantes, un lobo con piel de cordero que propondrá el más infalible de los sistemas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos