La huelga del taxi en Málaga se radicaliza con protestas en la ciudad y en el aeropuerto

Los taxistas intentaron colapsar los accesoa a la ciudad. / Ñito Salas. Vídeo: Pedro J. Quero

Conductores de otras provincias se suman a las acciones en Málaga para avivar un conflicto que empieza a saltar al ámbito nacional

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

La huelga de taxis se radicaliza en Málaga y se endurece en la Costa del Sol sin que, de momento, se atisbe una solución. Por un lado, porque taxistas procedentes de otras ciudades como Barcelona, Madrid, Valencia y Sevilla están avivando un conflicto que empieza a saltar al ámbito nacional en su guerra contra la proliferación de licencias de vehículos del alquiler con conductor (VTC) que ofrecen sus servicios a través de plataformas como Cabify. Ypor otro, porque esta empresa descarta retirar los polémicos 35 coches de Madrid que llevan varios días operando en la ciudad para aprovechar el tirón de la feria. Con este panorama, las miras en el plano de la negociación están puestas en la reunión que representantes del sector mantendrán mañana con el consejero de Fomento, Felipe López, a pesar de que desde la Junta ya vienen advirtiendo de que poco pueden hacer para resolver «una cuestión que es de competencia estatal». Desde la Administración autonómica, que es la que concede las licencias a estos coches con conductor, rebotan la responsabilidad al Gobierno y desde el Ejecutivo central, que es el que regula este servicio, lo hacen a la Junta.

Y en medio, el Ayuntamiento tratando de minimizar los efectos de un paro que está dejando sin taxis a una ciudad en plena feria y a un aeropuerto que estos días registra la mayor afluencia de viajeros del año. Precisamente el aeródromo se ha convertido en el centro neurálgico de las protestas, que ayer se extendieron por la ciudad con dos marchas paralelas (una por la Carretera de Cádiz y otra por la avenida de Andalucía) que confluyeron en el Paseo del Parque colapsando el Centro. Todo ello, a pesar de los llamamientos a la calma de las asociaciones mayoritarias como Aumat, que empiezan a quedar en un segundo plano y cuyos representantes llegan a ser increpados por el sector por no haber logrado impedir que Cabify desplazara a la ciudad a parte de su flota, de lo que tenían conocimiento tras haberles llegado días atrás que la compañía animaba a conductores a bajar a Málaga y Marbella durante el mes de agosto, con alojamiento gratuito.

Destacados

Algo similar, que el gremio vaya por delante de las asociaciones, también empezó a darse en la Costa. Pese a que los colectivos de todo el litoral acordaron la noche del domingo sumarse con paros parciales, de forma que cada día sólo estaría operativa la mitad de la flota, en municipios como Torremolinos y Benalmádena ha sido el propio sector el que los ha incrementado hasta situarse al mismo nivel que los de la capital; con unos servicios mínimos del 20%.

¿Quién fija estos servicios mínimos? Los propios taxistas. Desde la Consejería de Empleo aseguran que a diferencia de lo que ocurre con otros servicios públicos como puede ser la limpieza, los taxistas, que son autónomos, no tienen que avisar con antelación a la autoridad laboral del inicio de la huelga ni ésta tiene potestad para establecer unos servicios mínimos. Por ello, derivan esta labor a los ayuntamientos.

En el caso de la capital, el equipo de gobierno no contempla por el momento abrir expediente a los taxistas con el argumento de no caldear más el ambiente. Eso sí, mientras tanto empezó a estudiar la posibilidad de reforzar la línea de la EMT que conecta el Centro con el aeropuerto después de que los viajeros que aterrizaron la madrugada del domingo se quedaron tirados ya que tanto los autobuses como los trenes de Cercanías dejan de operar entre las doce y media y las seis de la mañana, aproximadamente. Ante esta situación, las asociaciones del taxi acordaron ayer que desde la medianoche hasta las seis de la mañana, se prestará el servicio en el aeoródromo con total normalidad

Si en la capital sólo están operativos 280 de los 1.432 taxis que fundamentalmente dan prioridad a personas con movilidad reducida y los desplazamientos a centros sanitarios, en el litoral cada vez son más los conductores que secundan los paros. Pocos vehículos prestando servicio y, además, con unas carreras limitadas a su núcleo urbano, porque la mayoría de los taxistas del litoral se están negando a llevar clientes al aeropuerto. «Aunque en la reunión se habló de que no iba a haber problemas con los servicios mínimos, esta mañana –ayer para el lector– se han producido varios incidentes por parte de algunos exaltados que no permiten que lleguen los taxis a los que les corresponde trabajar», reconocía a este periódico el representante del taxi en Torremolinos, Francisco Martín, quien explicó que se está contactando con los hoteles para informarles de la situación y de que a los clientes que tengan que ir al aeropuerto únicamente les acercarán a alguna de las estaciones del Cercanías de la localidad para que, desde allí, se desplacen en tren hasta el aeródromo.

El consejero de Fomento recibirá mañana en Sevilla a representantes del sector

Ante esta situación, las asociaciones expresaron su «más enérgica repulsa a los actos vandálicos» y se comprometieron a habilitar responsables para el control de recogidas para vehículos de otros municipios y de las VTC tradicionales.

La jornada también fue complicada para los conductores de VTC que operan con plataformas ‘on line’ cuando acudían al aeropuerto o la estación de trenes, a pesar de la mayor presencia policial. «Estamos sufriendo persecuciones, amenazas y coacciones en todos los puntos de la ciudad porque se están desplazando a Málaga radicales de otras provincias», advertía Pablo García, el delegado andaluz de Unauto-VTC, que es la asociación mayoritaria de coches de arrendamiento con conductor.

En la misma línea se pronunciaban desde Cabify, denunciando que en los últimos días han sido agredidos tres conductores (dos en Marbella y uno en el aeropuerto) y 15 coches han sufrido daños en faros, lunas o espejos retrovisores. Fuentes de la compañía remarcaron que su actividad es completamente legal, como también lo es que VTC puedan prestar servicio en otra comunidad autónoma hasta un 20% de su tiempo. Por ello, Cabify aseguró que no tiene intención de retirar los 35 coches desplazados estos días a Málaga, que es lo que reclaman los taxistas para levantar el paro. Tras la intermediación del alcalde, Cabify se comprometió a que al menos la mitad regresaría a Madrid como gesto para evitar el conflicto, pero una vez rechazada por los taxistas, la decisión es que continúen.

Más noticias

Fotos

Vídeos