La hermandad Virgen de Gracia guarda silencio ante las críticas por la suspensión del pregón

El miembro de IU que fue nombrado pregonero y al que después revocaron asegura que no se callará si le llaman «mentiroso»

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

La decisión de suspender el pregón de la Virgen de Gracia, patrona de Alhaurín el Grande, fue tomada por parte de la junta directiva de la hermandad tras una polémica que salpicó a su hermano mayor y al Ayuntamiento. Lejos de calmar los ánimos, esta solución ha sido fuertemente criticada por feligreses y vecinos, así como por el principal protagonista de dicha controversia, Juan Rodríguez Bonilla, antiguo portavoz de Izquierda Unida. El exedil fue nombrado pregonero y, cuando se reunió con miembros de la dirección para hacerlo oficial, le dijeron que se retractaban «tras haber recibido presiones y amenazas por parte de miembros del equipo de Gobierno», en palabras del propio Rodríguez. La hermandad desmintió dichas acusaciones en un comunicado oficial que no casaba con las versiones anteriores publicadas por el propio hermano mayor, Salvador Manzanares. Tras la aclaración de que «ninguna institución ajena» intervino en el cambio de decisión, el antiguo portavoz asegura que no se quedará callado si le llaman «mentiroso».

Este periódico ha intentado en varias ocasiones conocer la versión de Manzanares, quien se remite de forma sistemática al comunicado oficial de la hermandad, en el que también se anunció la suspensión del pregón. Un ejemplo del desacuerdo y el descontento de dicha solución se puede observar a simple vista en el perfil de la red social Facebook de la cofradía, en el que decenas de personas ponen en cuestión y critican «interferencias ajenas», así como la suspensión de los actos como punto y final a la polémica. «Este comunicado lo han escrito en el Ayuntamiento», se puede leer.

El Consistorio se ha desvinculado desde el principio de toda controversia, a pesar de que las acusaciones de Rodríguez recaen directamente en una concejala que es, además, miembro de la junta directiva de la cofradía -quien apuntó a SUR que todas las decisiones se han tomado «en el ámbito privado»-. Desde que comenzó la polémica, el Ayuntamiento ha negado cualquier participación o intervención en los hechos, desde el área de Cultura así como en declaraciones de la alcaldesa, Toñi Ledesma.

Rodríguez asegura que hay incoherencias en los comunicados y que están insinuando que miente: «¿Alguien puede creer que tengo algún motivo para inventar tal grave acusación?». Izquierda Unida mostró su apoyo al exconcejal, tildando de «mafiosa» la actitud del Consistorio.

Fotos

Vídeos