El futuro del viejo hospital comarcal de la Serranía de Ronda sigue en el aire

Se ha dotado a las instalaciones de un servicio de vigilancia para evitar su desmantelamiento.  v. m.
Se ha dotado a las instalaciones de un servicio de vigilancia para evitar su desmantelamiento. v. m.

Proponen que se habilite un centro de atención sociosanitaria para mayores, enfermos crónicos y discapacitados, entre otrosLa Junta y el Ayuntamiento no aclaran qué destino tendrá el antiguo inmueble

VANESSA MELGAR RONDA.

Hace casi cuatro meses que echó el cierre el viejo hospital tras la apertura del nuevo y, de momento, no se ha despejado la incógnita sobre el futuro uso del inmueble junto a la carretera entre Ronda y El Burgo. Ni la Junta de Andalucía, que sería la propietaria de los terrenos, ni el Ayuntamiento de la ciudad del Tajo han puesto sobre la mesa o, al menos, trasladado a la opinión pública sus intenciones respecto. El Consistorio sí se apresuró a pedir al Gobierno andaluz un servicio de vigilancia para las instalaciones bajo el temor de que éstas puedan ser desmanteladas por parte de los amigos de los ajeno. Recientemente, también se ha tapiado la entrada principal, una imagen que contrasta con la frenética actividad que durante años ha registrado el edificio.

Para él, por ahora y tras la entrada en servicio del nuevo complejo hospitalario, solo la 'Plataforma nuevo hospital ¡¡ya¡¡', integrada por sindicatos y asociaciones de Ronda y la comarca natural y cuyo portavoz es Agustín Rubira, ha planteado habilitar en los terrenos un centro de atención sociosanitaria que estaría destinado a prestar ayuda a personas mayores, enfermos crónicos y discapacitados, entre otros colectivos que así lo precisen. Rubira ha apuntado a la idoneidad de este uso, dado la dispersión de las poblaciones, un total de 37, en la zona; el alto índice de paro, que ronda, afirmó, el 30% en la comarca; y los ingresos medios de los habitantes, un 13% por debajo de la media en Andalucía, aseguró. «Es verdad que hemos dado un salto cualitativo con el nuevo hospital pero hay muchas personas que necesitan atención sanitaria y social, personas que padecen dolencias crónicas, con edad avanzada, con problemas de salud mental, enfermos terminales, discapacitados... para eso surgieron hace años los centros sociosanitarios que, por ejemplo, en Cataluña hay uno por cada comarca y capital de provincia. En muchos casos, se trata de personas que no se pueden permitir costear esa atención en centros privados», argumentó Rubira, el pasado martes, acompañado por otros miembros de la Plataforma.

«Queremos que se destine a una labor pública», sentenció este portavoz, mientras recordó que en 1998 cuando se empezó a reclamar un hospital nuevo para la Serranía mediante una proposición no de ley en el Parlamento andaluz, ya se recogía este uso para el viejo hospital. Ahora, nuevamente, el ente acudirá al Gobierno andaluz con otra proposición no de ley y con mociones, tanto en las diputaciones de Málaga y de Cádiz, como en los diferentes ayuntamientos de la comarca. Cabe recordar que históricamente, se ha barajado convertir al viejo hospital en un geriátrico o incluso darle un uso turístico mediante la iniciativa privada, aunque la primera de las opciones ha ido perdiendo fuelle ante la oferta con la que cuenta en la actualidad la comarca.

Incentivos para profesionales

Por otro lado, desde la Plataforma se ha pedido a la Junta articular incentivos, bien económicos o curriculares, para favorecer que profesionales sanitarios de distintas especialidades elijan el hospital de Ronda como destino. Rubira apuntó a dificultades en este sentido. También dijo que actualmente falta personal en oncología (un oncólogo del Clínico de Málaga pasa consulta una vez a la semana en Ronda), en rehabilitación, urología, dermatología y otorrinolaringología, entre otras.

Señaló que recientemente se han contratado dos nefrólogas que permitirán poner en marcha seis puestos más diálisis en el nuevo hospital, completando un total de 12. El portavoz de la Plataforma también celebró que esta semana se hayan iniciado las obras para instalar un ascensor montacamas entre la planta baja y la primera; y dijo que en breve comenzarán las obras de la pasarela elevada que resolverá el acceso peatonal al nuevo hospital; y que en un corto plazo de tiempo funcionarán la cocina, que sigue en el viejo hospital, y la farmacia hospitalaria. En este sentido, el Ayuntamiento ha concedido la licencia para la cocina y está ultimando el proyecto de la pasarela para la que la Diputación aportará 200.000 euros.

Fotos

Vídeos