La Fundación Gates cita en Ronda a científicos elegidos para luchar contra el hambre en África

La Fundación Gates cita en Ronda a científicos elegidos para luchar contra el hambre en África

En el proyecto Cassava Whitefly, que busca soluciones contra la mosca blanca de la yuca, participan investigadores de La Mayora

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

Su objetivo es contribuir a eliminar el hambre en el continente africano, estudiando los brotes de mosca blanca en la yuca y buscando soluciones a las pérdidas de cosecha y económicas que este pequeño insecto causa en este importante cultivo como transmisor de enfermedades. Los autores del estudio, que se han reunido esta semana en Ronda, son un grupo de 40 científicos de distintas partes del mundo que han sido seleccionados con esta finalidad por la Fundación Bill & Melinda Gates, del cofundador de Microsoft, Bill Gates. Entre estos investigadores hay un equipo del Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea (IHSM) La Mayora, que conforman la Universidad de Málaga y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). La representación malagueña la conforman los doctores Jesús Navas y Elvira Fiallo, la técnico Remedios Tovar y la estudiante tanzana Happyness Mollel.

Para la realización del proyecto, denominado Cassava Whitefly, los investigadores cuentan con una ayuda de 17 millones de dólares (más de 14 millones de euros) concedida al Instituto de Recursos Naturales (NRI) de la Universidad de Greenwich, en el Reino Unido, por parte de la Fundación Bill & Melinda Gates. Junto al NRI de Reino Unido, que lidera el proyecto, también participan investigadores de Alemania, Australia, China, Colombia, España -IHSM La Mayora-, Estados Unidos, La Reunión (Francia), Israel, Malawi, Tanzania y Uganda.

La elección de Navas y su equipo, así como de La Mayora por la Fundación no fue gratuita. El IHSM La Mayora lleva 20 años investigando sobre la mosca blanca y los virus que transmite, que producen enfermedades en los principales cultivos hortícolas de España.

La mosca blanca de la yuca africana (Bemisia tabaci) es la responsable de transmitir una gran cantidad de virus de plantas. Algunos causan devastadoras pandemias en el Este de África. Este es el caso de la enfermedad del mosaico de la yuca (CMD) y la enfermedad de la raya marrón de la yuca (CBSD). Desde hace más de dos décadas se viene observando un incremento sin precedentes de mosca blanca de la yuca africana, causando hambrunas recurrentes en los países afectados. Las pérdidas de producción de yuca en nueve países de África oriental y central se han estimado en un 47%. Además las zonas afectadas siguen expandiéndose hacia África occidental.

El encuentro celebrado en Ronda ha servido para presentar los resultados y conclusiones alcanzados hasta el momento, destacando el conocimiento generado sobre la diversidad del genoma y del comportamiento de distintas poblaciones del insecto –lo que hace pensar que en realidad existen numerosas especies de mosca blanca de la yuca–, los avances en la generación de variedades de yuca resistentes a esta plaga y los estudios de seguimiento epidemiológico de las poblaciones superabundantes de mosca blanca sobre el terreno -Tanzania, Uganda y Malawi-, incluido el desarrollo de programas informáticos que permitan predecir la evolución de estas poblaciones.

Cassava Whitefly se inició en octubre de 2014 y finalizará en octubre de 2018. Los numerosos avances alcanzados hasta el momento y la importancia del problema hace prever que la Fundación financiará una segunda fase del proyecto, de 2018 a 2022, con el objetivo ahora de aplicar los conocimientos generados al desarrollo de métodos eficaces y duraderos de control de la mosca blanca. En otras palabras, transferir los resultados logrados en los laboratorios de investigación a los pequeños agricultores -esencialmente mujeres- del África oriental.

Temas

Ronda

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos