¿Cómo se formaliza el cambio de nombre?

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

A este procedimiento que terminará por instaurarse en la mayoría de los ayuntamientos puede acceder tanto la ciudadanía del municipio como el propio personal del consistorio que así lo solicite, y los trámites son bastante sencillos.

Las solicitudes tendrán que ser formuladas por las personas interesadas o, en su caso, por sus representantes legales o tutores. El proceso de cambio de nombre de uso común, desde el momento en que se acepte por la administración municipal, no excederá de tres semanas para ser incorporado en su totalidad a cuantos procedimientos, documentación y demás instrumentos municipales en los que figure la persona que lo solicita.

Además, estos trámites para el cambio de nombre previstos en las ordenanzas aprobadas son gratuitos, no requieren de intermediación alguna, y en ningún caso –y este elemento es uno de los más importantes– implican la obligación de aportar o acreditar cualquier tipo de documentación médica.

Por último, se establece que la aplicación de esta medida no alterará la titularidad jurídica de los derechos y obligaciones que correspondan a la persona ni se prescindirá del número del Documento Nacional de Identidad, «siempre que este deba figurar». Cuando por la naturaleza de la gestión administrativa se haga necesario registrar los datos que obran en el Documento Nacional de Identidad, se recogerán las iniciales del nombre legal, los apellidos completos y el nombre elegido por razones de identidad.

Los menores

En el caso de los menores, y tal como establece la propia ley andaluza, la determinación y el desarrollo evolutivo de su propia identidad de género incluye el derecho a utilizar libremente el nombre que hayan elegido. «A tal efecto, los padres, tutores o representantes legales, con la expresa conformidad de los menores, facilitarán y colaborarán con la administración municipal a fin de garantizar este derecho en sus relaciones con el ayuntamiento», rezan todas las ordenanzas.

Fotos

Vídeos