La familia del paciente que murió en urgencias se persona como acusación particular

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

La familia del paciente de 44 años que sufrió un ictus en las urgencias del Hospital de Antequera -sin que nadie se diera cuenta- mientras esperaba el resultado de unas pruebas se personará como acusación particular. Los hechos ocurrieron el pasado 11 de enero y el enfermo falleció el 19 de enero en el Hospital Regional Carlos Haya, adonde fue trasladado ante la gravedad de su estado.

Los hermanos del fallecido, Ángel Burgos, estuvieron el martes en el Juzgado de Instrucción número 3 de Antequera para ratificar la denuncia presentada contra el SAS y para designar al abogado y al procurador que llevará el caso. La familia, que se personará como acusación particular, quiere que se investigue la muerte de Ángel Burgos y que esos hechos no vuelvan a repetirse, explicó ayer a este periódico el abogado colaborador en Málaga de la Asociación El Defensor del Paciente, Francisco Damián Vázquez. El letrado ha ampliado la denuncia que presentó inicialmente, antes de la muerte de Ángel Burgos. Ahora la denuncia hace referencia a «un presunto delito de homicidio por imprudencia médica profesional», indicó el abogado.

El enfermo sufrió un ictus el pasado 11 de enero, sin que nadie se diera cuenta, cuando estaba en la sala de espera de pacientes del hospital aguardando el resultado de unas pruebas que le habían hecho. Ante la gravedad de su estado fue trasladado a Carlos Haya, centro en el que se le operó para practicarle una craneotomía frontotemporoparietal derecha. Ángel Burgos fue ingresado en la UCI en estado de coma inducido, totalmente sedado. Desde que fue intervenido estuvo en una situación de extrema gravedad hasta que murió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos