La exedil del PP denuncia al partido por su expulsión

Imagen de archivo del Pleno de Alhaurín el Grande. /SUR
Imagen de archivo del Pleno de Alhaurín el Grande. / SUR

El pleno municipal de Alhaurín el Grande no admite la demanda y autoriza su paso al grupo de no adscritos

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

::La concejala de Alhaurín el Grande que apoyó a Izquierda Unida en la moción de censura fallida contra Toñi Ledesma (Por Alhaurín) fue expulsada del Partido Popular por incumplir la voluntad de la dirección regional del mismo. María Fernández Conejo recibía esta información días después del pleno que se canceló, y pasó a convertirse en la edil 'rebelde' y 'tránsfuga', tal y como la han calificado desde diferentes esferas políticas. Sin embargo, Fernández aún no ha pronunciado su última palabra, y la pasada semana, durante la sesión del pleno municipal en la que se aprobó su paso al grupo de no adscritos, anunció haber denunciado al PP por la expulsión con la intención de que la decisión se revierta y mantener su militancia en la formación.

Fernández presentó la denuncia en el pleno con la intención de que su paso al grupo de no adscritos se paralizase hasta que se resolviera la situación judicial, según explicó en declaraciones a este periódico. La secretaria del Ayuntamiento no aceptó la documentación, ya que no venía acompañada de una medida cautelar impuesta por el juzgado que recibió la denuncia -el de primera Instancia de Coín-. Así lo explicó a SUR Toñi Ledesma, alcaldesa del municipio, que recuerda que hay una decisión «firme» por parte del PP, y que el pleno «no tuvo prisa en tratar el tema» (la denuncia está registrada el mismo día de la reunión). Fernández sostiene que la regidora «tenía en su mano» posponer la aprobación de la medida.

Por parte del Partido Popular, el presidente de la gestora que dirige el grupo municipal tras la expulsión de Fernández, Manuel Marmolejo, aseguró a SUR que la decisión «cumplió con todas las garantías estatutarias», y ha sido supervisada por el comité de garantías. «Se le avisó con un requerimiento formal, no cumplió el plazo de alegaciones por lo que se le expulsó sin derecho alguno recurso» tras haber agotado todos los procedimientos.

Fernández apoyó a Izquierda Unida «en contra de lo que dijo la militancia del partido», recuerda Marmolejo. El grupo municipal se reunió en los días en los que IU buscaba apoyos, «y acordó no firmar la moción». Tanto el presidente regional del partido, Elías Bendodo, como su homólogo a nivel andaluz, Juanma Moreno, aceptaron la decisión de expulsar a la edil por incumplir «las normas estatutarias».

En la denuncia de Fernández, a la que este periódico ha tenido acceso, la representante legal de Fernández especifica la petición de que, como medida cautelar, la presidencia del juzgado paralice el pleno en el que finalmente se aprobó el paso al grupo de no adscritos, con la intención de que en el futuro «se declare nulo el acuerdo de expulsión».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos