Las entrañas del hospital de Ronda

Parte del equipo, en una de las salas de unos 5.000 metros cuadrados./Vanessa Melgar
Parte del equipo, en una de las salas de unos 5.000 metros cuadrados. / Vanessa Melgar

Más de 30 profesionales se encargan a diario de mantener el nuevo centro sanitario y su equipamiento

Vanessa Melgar
VANESSA MELGAR

Se puede decir que Juan Ocaña y Javier García son los médicos del Hospital de la Serranía de Ronda. Atienden a diario al edificio y a su equipamiento, controlan sus constantes vitales, para que las instalaciones funcionen correctamente y los profesionales sanitarios puedan atender a los pacientes de Ronda y los municipios de su comarca natural que acuden al complejo. Su labor es callada, silenciosa, pero clave para que el sistema sea posible. Estos don ingenieros están al frente de la unidad de Mantenimiento del Hospital de la Serranía de Ronda, también del resto de centros bajo el paraguas del Área de Gestión Sanitaria Serranía de Málaga, en Ronda. No obstante, son las instalaciones que se alzan junto a la carretera de Ronda y San Pedro de Alcántara, que funcionan prácticamente al cien por cien desde el pasado mes de abril, cuando se completó el traslado y echó el cierre el viejo hospital, las que suponen la mayor carga de trabajo.

En esta unidad desarrollan su labor, además de Ocaña y García, más de 30 profesionales, a los que hay que sumar otros empleados de empresas externas. Son los responsables de que haya luz, agua, calefacción... y de arreglar puertas, ventanas, ascensores... pero también de controlar la calidad del aire, la temperatura en los quirófanos, emplear energías renovables, como la solar, transportar mediante un sistema, muestras, documentos..., administrar gases medicinales... de un sinfín de tareas necesarias para que la gran máquina esté a punto.

20.000 puntos de control

Desde su despacho, gracias a un sistema centralizado, gestionan más de 20.000 puntos de control, desde las temperaturas de la habitación de un paciente y de una nevera con medicamentos, hasta el punto en el que se encuentra una extracción de sangre que va de camino al laboratorio, las escaleras mecánicas o cualquier aparataje médico.

Trabajan con un sistema centralizado.
Trabajan con un sistema centralizado. / Vanessa Melgar

Este despacho se ubica en una edificio anexo, de acceso restringido, desde el que parten todas las conducciones de los distintos suministros y en el que se puede decir que se encuentran las entrañas del nuevo hospital: salas, pasillos, escaleras, pasarelas... con miles de kilómetros de cables, tubos, conducciones y maquinaria que forman parte del gran engranaje, espacios que conocen a la perfección sus moradores, los responsables de mantenimiento.

«Electromedicina también depende de nosotros, todo equipo médico electromédico que tiene contacto con el paciente... radiología, mesas de anestesia, monitores multiparamétricos...», explicó García, que insistió en que «cuando alguien se opera y hay anestesia general no respira por medios propios y esos equipos los controlamos nosotros, velamos porque el paciente solo se preocupe de recuperarse y el profesional sanitario, solo por gestionar su salud», añadió.

Respecto a la electricidad, el nuevo hospital recibe suministro de dos subestaciones, en previsión de la suspensión del suministro. «En un quirófano, hasta los bisturíes son eléctricos... si se va la luz es un problema. O por ejemplo, cualquier cambio de temperatura, durante una operación, puede tener consecuencias para el paciente... nos encargamos de la normalidad que todo el mundo ve, que tiene muchísimo trabajo detrás», explicó Ocaña. «Esto tiene que estar funcionando al cien por cien, ya que de ello dependen vidas», expresó García que confesó: «Mi madre aún me pregunta qué hace un ingeniero trabajando en un hospital», bromeó.

En cuanto al empleo de energías renovables, el nuevo hospital de Ronda será pionero en obtener una certificación en 2018, junto con otros centros. A modo de ejemplo, el 30% del agua sanitaria caliente se obtiene gracias a placas solares.

«Hemos pasado de un hospital de los años setenta a uno que es referente en Andalucía», finalizaron estos profesionales que, en definitiva, como todos los del hospital, velan, los 365 días del año, por la salud de los demás.

Temas

Sas, Ronda

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos