Encauzar el Guadalhorce, un proyecto en el olvido que podría evitar graves inundaciones

Imagen de archivo de las inundaciones en Villanueva del Rosario./SUR
Imagen de archivo de las inundaciones en Villanueva del Rosario. / SUR

El Ayuntamiento de Villanueva del Rosario solicita a la Junta avanzar en una de las fases del plan original, del que solo se ha ejecutado el 50%

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

En septiembre del año 2012, Villanueva del Trabuco y Villanueva del Rosario, Archidona y otros puntos de la provincia sufrieron unas graves inundaciones que causaron numerosos daños materiales y un fallecido. El río Guadalhorce, que nace en el Trabuco y atraviesa el municipio, se desbordó y arrasó con todo lo que encontró a su paso. Es el ejemplo que pone José María García, alcalde de la localidad, para resaltar el valor y la importancia de un proyecto que permanece aparcado y que podría acabar con «la incertidumbre» que viven los vecinos cada vez que llueve «más de la cuenta». Se refiere al encauzamiento del río, una iniciativa que se aprobó y redactó en 1992 y de la que solo se ha ejecutado la primera de las dos fases que la componen.

En los primeros años, la obra avanzó al ritmo habitual que marca este tipo de intervenciones pero, según apunta el regidor, cuando se terminó la primera parte comenzó a quedar aparcado y se desvaneció. En el año 2007, a las puertas de la crisis, el Ayuntamiento lanzó un requerimiento a la Junta de Andalucía para que se ejecutara al completo, pero no se llegó a ningún acuerdo. En aquel entonces, el gobierno andaluz argumentó la necesidad de reajustar el plan de encauzamiento en el aspecto técnico y en el económico por el gran salto temporal desde que se redactó.

En las últimas semanas, desde el Consistorio han solicitado a la Junta un informe de viabilidad para que sea el ente municipal el que afronte una parte de la fase que queda por ejecutar del encauzamiento. «Aguas arriba hay una fase que se podría encauzar muros de escollera para evitar que el río llegue a la localidad ya desbordado y arrastrando tantos residuos», comenta García. Se trata de un lineal de unos 60 metros que marcaría la diferencia. La Junta ha solicitado más información para estudiar la propuesta y, de momento no se ha pronunciado, aunque el hecho de que todavía no se haya negado impulsan al alcalde a creer que se podrá realizar.

Las intervenciones

Con las lluvias de 2012 quedó en evidencia la necesidad de actuar en la zona, aunque el regidor recuerda que en el año 1996 ya hubo un episodio similar, y que «todas las temporadas de lluvias» hay algún susto que otro. García añade que el equipo de Gobierno ha ejecutado algunas acciones en el cauce del río, a todas luces insuficientes«Si vuelve a venir lo que vino en el año 2012 de poco servirá», insiste. Una de esas intervenciones incluyó el ensanche de uno de los arroyos que confluye con el Guadalhorce antes de llegar a la localidad, una acción que evita que el agua entre de forma torrencial en el cauce principal y se desborde.

Cada año, el Ayuntamiento desarrolla labores de prevención para que, si llegan lluvias torrenciales, las probabilidades de afrontar una situación similar a la de 2012 «sean mínimas». Así, los servicios operativos descienden al alcantarillado cuando el agua se evapora para eliminar los residuos que se acumulan en los meses húmedos. Además, el Ayuntamiento fija con la Junta de Andalucía una serie de fechas para limpiar los cauces del propio Guadalhorce y los afluentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos