Educación rechaza unificar los colegios del Alto Valle del Genal

Lozano indicó que los alumnos se podrían concentrar en Júzcar al ser el pueblo más céntrico. :: v. melgar /
Lozano indicó que los alumnos se podrían concentrar en Júzcar al ser el pueblo más céntrico. :: v. melgar

La Junta asegura que no contempla el cierre de centros tras la propuesta del alcalde de Júzcar que teme la desaparición por la bajada de alumnos

Vanessa Melgar
VANESSA MELGAR

La delegación territorial de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía en Málaga descarta unificar los colegios de los siete pueblos del Alto Valle del Genal, en la Serranía de Ronda, tras la propuesta que ha realizado el alcalde de Júzcar, Francisco Lozano, ante el temor de que se cierre el centro educativo de este municipio por la posible bajada de alumnos de cara al próximo curso. «Desde la delegación territorial de Educación no se contempla el cierre de ningún colegio de la zona», explicaron desde el Gobierno andaluz, al tiempo que argumentaron, sobre la que sería para el regidor del pueblo pintado de azul, la solución: «La configuración de los colegios públicos rurales permite precisamente dotar de los recursos educativos necesarios, y en concreto de profesorado especialista, al alumnado que reside en pequeñas localidades de forma que se le eviten desplazamientos. El cierre de las sedes en las que se divide un colegio público rural para concentrar al alumnado en un único centro iría contra las ventajas que proporciona este modelo», relataron.

El alcalde de Júzcar expuso públicamente esta semana su preocupación ya que el colegio, que forma parte del C. P. R. 'Alto Valle del Genal', bajo el que también se engloban las instalaciones educativas en Faraján, Alpandeire, Igualeja, Pujerra, Cartajima y Parauta, con la sede principal en Parauta, cuenta en la actualidad con ocho alumnos, de los que dos iniciarán sus estudios el próximo curso en un instituto y de los seis restantes, cuatro quieren trasladarlos sus padres a Ronda y Faraján, por lo que quedarían solo dos. «Una vez que cierren un colegio ya no lo abren, en estos pueblos pequeños, el mínimo es de cuatro alumnos», declaró Lozano.

Recientemente Cartajima, a pocos kilómetros de Júzcar, se encontró en la misma situación y desde el Ayuntamiento ofrecieron trabajo y alquileres asequibles para facilitar la llegada de nuevas familias con hijos, algo que descarta Júzcar por falta de recursos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos