El duro descorche en la Serranía de Ronda

En torno al corcho se articula uno de los trabajos más duros en la Serranía de Ronda. / V. Melgar

Corcheros, hacheros, arrieros, recogedores y pesadores, entre otros, sacan el corcho de los alcornoques y mantienen vivo el oficio

Vanessa Melgar
VANESSA MELGARRonda

Entre los oficios de antaño que sigue vivos en la actualidad figura el del corchero, aquel que en verano extrae el tejido vegetal que recubre a los alcornoques y que se dedica, principalmente, a la fabricación de tapones, con Portugal a la cabeza como líder del sector. En torno al corcho se articula uno de los trabajos más duros en la Serranía de Ronda que, pese a ser la principal zona productora en Málaga (Málaga es la cuarta provincia en Andalucía), no cuenta apenas con industrias para la transformación de esta materia.

En los montes propiedad del Ayuntamiento de la ciudad del Tajo, alrededor de 3.500 hectáreas situadas en el término municipal de Cortes de la Frontera, en el Parque Natural de Los Alcornocales, se sitúa uno de los puntos calientes de esta temporada por la que el Ayuntamiento espera obtener alrededor de 600.000 euros.

Corcheros, hacheros, recogedores, arrieros y pesadores, entre otros, trabajan de sol a sol e, incluso, de sol a noche, para obtener el corcho conforme manda la tradición. Lo harán hasta principios de agosto. La mayoría han aprendido de sus padres: “Es un trabajo muy duro, lo peor para mí es el calor”, indicó uno de los hacheros contratados por el Ayuntamiento rondeño. En su opinión y en la del resto de sus compañeros, el descorche seguirá vivo, ya que constituye un alivio económico a las maltrechas economías domésticas y municipales, pero “no está pagado”, dijeron, en proporción al esfuerzo que supone.

Este año, la calidad es muy buena. En el caso de Ronda, se prevén 350.000 kilos de corcho de reproducción y 12.500 kilos de corcho bornizo, generándose unos 700 jornales. “Contamos con 14 personas trabajando en la saca del corcho este año”, indicó el concejal de Montes, Rafael Flores, que ha visitado la zona en la que también el Ayuntamiento está recuperando antiguas construcciones para dedicarlas a la cría de cerdos, una tradición que se perdió en Ronda tras la peste porcina, mantuvo el edil.

Temas

Ronda

Fotos

Vídeos