Dotan al nuevo hospital de cocina casi cuatro meses después de su apertura

Las instalaciones.  sur
Las instalaciones. sur

Las instalaciones, que han supuesto una inversión de en torno a 555.000 euros, cuentan con un total de 33 profesionales

VANESSA MELGAR RONDA.

El Servicio Andaluz de Salud (SAS), dependiente de la Junta de Andalucía, completó el traslado que fijó desde el viejo hospital al nuevo el pasado 3 de abril, pero aún quedan aspectos pendientes para que las instalaciones sanitarias funcionen al cien por cien, como la construcción de un paso peatonal o la finalización de las obras de instalación de un ascensor montacamas entre la planta baja y la primera, entre otros. La pasarela la pagará la Diputación con 200.000 euros, mientras que el Ayuntamiento redacta el proyecto; y sobre el ascensor, según la delegada territorial de Salud, Ana Isabel González, las obras estarán listas en este mes.

La cocina ha comenzado a funcionar esta semana, casi cuatro meses después de la apertura de las instalaciones sanitarias. Se han invertido en ella, que hasta entonces se ha mantenido en el viejo hospital, en torno a 555.000 euros. El futuro de este citado edificio aún está en el aire, ya que la Junta incluso no descarta su venta. Aún se usa como almacén por parte del SAS.

Sobre la cocina, el espacio que ocupa cuenta con una superficie de 637,40 metros cuadrados y en él trabaja una plantilla compuesta por un total de 33 personas: 22 pinches, seis cocineros, un jefe de cocina, tres dietistas y un almacenero. Se prevé que, al año, se preparen 43.800 menús completos (desayuno, almuerzo, merienda y cena), lo que se traduce en más de 175.000 servicios. La cocina se sitúa en la primera planta del Hospital de la Serranía y está dotada con «el último equipamiento en lo que a restauración colectiva se refiere», dijeron desde el Área de Gestión Sanitaria. Se han instalado, entre otros, una cámara de congelación y tres de refrigeración, cuatro cuartos fríos para la manipulación y preparación de cada tipo de materia prima, zona de elaboración y cocción de alimentos, carros para el mantenimiento de la temperatura, cinta para emplatado y área de distribución y zona de lavado.

La cocina se hará extensible a los acompañantes de los pacientes con necesidades sociales y los ingresados con dieta normal podrán elegir entre varias opciones de almuerzos y cenas. Habrá menús especiales, por ejemplo, en Navidad.

La construcción de un nuevo hospital ha sido una demanda histórica de la Serranía de Ronda que se remonta a hace más de 20 años. Las obras comenzaron en 2008, pero los trabajos se vieron afectados por la crisis económica. No ha sido hasta el 17 de enero de este año cuando las instalaciones, junto a la carretera entre Ronda y San Pedro de Alcántara, han recibido a su primer paciente, una joven embarazada de Algodonales. El nuevo hospital, con todas sus habitaciones individuales, ha supuesto una inversión de casi 50 millones, entre la construcción y el equipamiento.

Fotos

Vídeos