La Diputación y Sony negocian para que Júzcar no deje de ser Pueblo Pitufo

Visitantes estos días en Júzcar. V. M.

Recogen firmas tras anunciar el Ayuntamiento que los dueños de los personajes retiran la declaración al romper un acuerdo sobre los royalties

VANESSA MELGAR RONDA.

Júzcar podría estar viviendo sus últimos días como 'Primer Pueblo Pitufo del Mundo', una declaración que, materialmente, se expone en la plaza principal y que fue concedida al municipio del Valle del Genal en 2011, cuando tras realizar un casting, se eligió para iniciar la promoción mundial de la película de los pitufos, 'Los Pitufos 3D'. Júzcar cambió el blanco de la mayoría de sus inmuebles por el azul. Después vino la segunda parte del filme de los dibujos creados en 1958 por Pierre Culliford, conocido como Peyo, y con motivo del estreno de la tercera, esta Navidad la localidad lució un alumbrado especial.

La empresa que gestiona los derechos de los personajes, International Merchandising Promotion & Services (IMPS), comunicó que retira la declaración a partir del 15 de agosto, pero la Diputación Provincial de Málaga y la productora Sony están mediando entre el Ayuntamiento y IMPS para que se reconduzca la situación. El Consistorio ha comunicado mediante su página web, con un escueto anuncio, que Júzcar deja de ser el Pueblo Pitufo el próximo 15 de agosto. El municipio seguirá pintado de azul, hasta que los vecinos quieran, pero no podrá haber referencias a los dibujos.

En la raíz del conflicto está el malestar de IMPS que se sentiría acusada de querer cobrar lo que no le corresponde, cuando los derechos se pagan por ley. IMPS había firmado ya un convenio con el Ayuntamiento, también con los empresarios de la localidad, sobre los royalties y por el que se acordó usar y vender productos e imágenes, entre otros, oficiales, con el sello de la marca, además de percibir el 12 por ciento de las ganancias por la organización de actividades, ya sea por parte del Ayuntamiento, de los empresarios u otros.

Este acuerdo se ha roto finalmente, según la Diputación, por declaraciones del exalcalde de Júzcar, David Fernández, que además es empresario (fue señalado públicamente por la diputada de Promoción del Territorio, Marina Bravo). Dichas afirmaciones estarían relacionadas con la acusación a IMPS de querer cobrar una especie de impuesto a Júzcar, lo que ofendió a la empresa.

Fernández, por su parte, negó que haya hablado en negativo de Júzcar y los pitufos y habló de «caza política» por lo que anunció que emprenderá medidas legales contra los que están deteriorando su imagen, dijo a este periódico. Bravo hizo especial hincapié en que los royalties se pagan «por ley».

Inversión en marcha

El exalcalde, bajo cuyo mandato se consiguió la declaración de Pueblo Pitufo, admitió que en el pasado se han utilizado productos no oficiales ya que «ante la demanda que había en el pueblo, no se ofrecían productos por parte de la marca. Entonces venían empresas al pueblo que ofrecían productos, todo se hizo con facturación, aunque no fuesen oficiales, depende de la empresa si estaba autorizada o no». Al parecer, solo eran legales las grandes figuras de Papá Pitufo, Pitufina y Pitufo Estudiante.

Fernández lamentó la situación y declaró que es una triste noticia: «Considero que ahora se recorta el futuro del pueblo por una mala gestión que me quieren achacar a mí y la mala gestión es no explicar bien el acuerdo entre la empresa y el Ayuntamiento, que es lo importante», terminó Fernández.

El alcalde de Júzcar, Francisco Lozano, guarda silencio al respecto. Por su parte, desde la Diputación, la diputada de Promoción del Territorio aseguró que el plan del ente supramunicipal para relanzar Júzcar como destino turístico, como Pueblo Pitufo -que está en ejecución- sigue adelante. Está dotado con alrededor de 300.000 euros e incluye, entre otros, la adecuación de aparcamientos, la mejora de la señalización, la creación de una tirolina y un parque en diferentes alturas y el pintado de dibujos oficiales en las fachadas.

El Ayuntamiento, la Diputación, Sony y la mayoría de los vecinos confían en que se pueda reconducir la situación y en que la Serranía de Ronda, una de las comarcas más deprimidas de la provincia y con más paro, conserve, legalmente, este reclamo turístico que ha conllevado cierto desarrollo económico del municipio, con apenas 200 habitantes, y de la zonal, todo gracias a los famosos dibujos de Peyo.

La preocupación también se ha traducido en el inicio de una recogida de firmas en Change.org, dirigida al Ayuntamiento, por parte de una malagueña, que argumenta que «esas películas le dieron al pueblo mucha vida, sería muy especial para los malagueños que eso siga... Ojalá que no desaparezca, hay muchas soluciones...».

Fotos

Vídeos