«Tenemos una crisis en el partido en Málaga que debemos reconocer»

Soraya García posa para esta entrevista en la Estación de Benaoján.  v. melgar /
Soraya García posa para esta entrevista en la Estación de Benaoján. v. melgar

La alcaldesa de Benaoján achaca su decisión de abandonar la lucha por liderar el partido a «juego sucio» durante el proceso Soraya GarcíaEx candidata a las primarias por la secretaría general del PSOE en Málaga

VANESSA MELGAR RONDA.

Al principio, estaba convencida de que podía hacerlo, de que podía reunir los avales necesarios de sus compañeros de partido para optar a ocupar la secretaría general del PSOE en Málaga; pero al final, la también alcaldesa de Benaoján, Soraya García, ha tirado la toalla. Denuncia «juego sucio» durante el proceso y cree que la formación aún no está encarando la crisis que sufre. Está satisfecha con el paso dado y con el apoyo recibido especialmente en la Serranía.

-¿Por qué decide presentar su candidatura?

-Porque hay una necesidad de cambio real e imperioso en el partido, tengo el respaldo, apoyo y empuje de muchos compañeros y compañeras que así lo entendían y consideraba que podíamos ser una secretaría general que devolviera la ilusión a muchos compañeros y compañeras que posibilitase recuperar alcaldías y la Diputación.

«Todavía no entendemos qué es lo que nos están pidiendo los ciudadanos»«Hemos sufrido muchas presiones y las consecuencias de pelear contra dos aparatos»

-¿Y qué ha pasado?

-Bueno... que la política es así. Cuando uno da un paso de estas características, uno asume el riesgo de que las cosas pueden salir bien o pueden no salir bien. En este contexto, hemos sufrido muchas presiones y las consecuencias de pelear contra el aparato del partido y en este caso, contra dos aparatos del partido, por lo tanto, se ha hecho muy complicado.

- Denuncia que ha habido «juego sucio»...

-Cuando a una le gusta la política hecha para las personas y no usando a las personas, ni considerándolas números, una espera o hace todo lo posible para hacer todo con transparencia. Desgraciadamente, no todo el mundo entiende la política de la misma manera y nos hemos encontrado, sí, con juego sucio durante este proceso.

-¿A qué se refiere?

-Desde levantar bulos que sabían que eran dañinos como estrategia para restarnos avales, hasta incluso tener ventaja con la posibilidad de disponer del censo, cosa que no está permitida por el reglamento para que no haya una desigualdad de oportunidades entre las candidaturas... y algunas cosas que prefiero guardarme puesto que considero que le debo lealtad al partido todavía.

-¿En qué situación está el PSOE malagueño, a su juicio?

-Hay una crisis abierta en el partido en Málaga... todavía no entendemos bien qué es lo que nos están pidiendo los ciudadanos. Debemos tomar cuenta cuanto antes para retomar el control de la situación y que no sean los ciudadanos los que acaben dándonos la salida que nos están dando en los últimos años con las pérdidas electorales. Tenemos una crisis que debemos reconocer si queremos modificar esta situación.

-¿No se está reconociendo esa crisis?

-Yo creo que no. Creo que se están poniendo paños calientes, parches, pero no se están tomando las medidas correspondientes para hacer un cambio contundente como esperan los ciudadanos.

-Volviendo a su ya ex candidatura, ¿creía que era posible reunir los avales necesarios?

-Empezamos muy bien, tuvimos una salida muy buena, con capacidad de reunir el objetivo... 'justito', yo lo reconozco, que íbamos a llegar justos a los 1.300, 1.350 avales que teníamos que recabar, 1.277 era el mínimo, pero la semana pasada, a mediados, comienzo a darme cuenta de que estaban pasando cosas que nos estaban empezando a pasar factura. Analicé la situación y entendí que nos íbamos a quedar entre los 800 y los 900.

-¿Sus compañeros han entendido su decisión?

-Creo que comprenderlo, lo han comprendido todos. Es verdad que cuando comunico a mi equipo que había tomado esta decisión, hubo de todo, compañeros que me entendían y compañeros que me pedían que siguiera hasta el final, pero por encima de mí están las personas y entendía que había que protegerlas y que tuviesen un margen para recomponer su situación en caso de que no llegásemos al objetivo.

-¿Cómo la han recibido en las agrupaciones?

-He tenido la suerte de que los compañeros me han tratado con mucho cariño. Las agrupaciones me las han abierto todas, pero no en todos sitios se ha colaborado para que hubiera afluencia de público. En un proyecto de estas características, es importante que te escuchen, si no se convoca o moviliza a la gente, es difícil que tus propuestas lleguen a todos los rincones. Respecto a la comarca, hay versos sueltos, pero mayoritariamente he tenido el apoyo de mis compañeros.

-¿Ha recibido ofertas para integrarse en otras precandidaturas tras su decisión de abandonar?

-He recibido llamadas telefónicas de los dos candidatos, llamadas en términos cariñosos y de hablar.

-¿Seguirá en política?

-Esto no es una despedida. Cuando una hace las cosas por convicción, da igual dónde esté, las va a seguir defendiendo. Voy a seguir defendiendo las políticas socialistas, trabajando para que haya un cambio real en Málaga, ya sea como secretaria del PSOE en Benaoján, como alcaldesa o como militante. Este proceso lo he vivido como un aprendizaje político y también personal. También quiero agradecer a todos los compañeros y compañeras que han depositado en mí su confianza mediante su aval, sin miedo a posibles consecuencias, y lo han hecho con total libertad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos