Desde el corazón de Alhaurín de la Torre

La asociación Juvenil EoEo cumple quince años de lucha por la integración social

Miembros de la asociación EoEo, en una de sus cooperaciones internacionales en Senegal / SUR
Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Valle del Guadalhorce, Málaga, Senegal. No existen límites ni las fronteras para aquellos que trabajan tras las siglas del voluntariado y en Alhaurín de la Torre hay dos letras que representan este espíritu incesante: EoEo. Se trata de una asociación juvenil que lleva quince años sumergido en el tejido social más real y necesitado del municipio, lidiando con las víctimas y los verdugos por un mundo mejor, desde el corazón. Todo empezó con un proyecto académico por parte de Daniel Vega y varios compañeros en un barrio de la localidad, y en la actualidad la organización cuenta con varios trabajadores, más de cuarenta voluntarios y un impacto anual que afecta a miles de personas de manera directa e indirecta.

Durante este verano enviaron una comitiva formada por jóvenes alhaurinos hasta Senegal en un proyecto de cooperación internacional. Durante cincuenta días han convivido con niños de varias regiones del país africano. «Cada miembro del grupo tenía unas características distintas; la idea era que, además de ayudar en la zona, vieran una realidad distinta a la que viven día a día», explica Daniel Vega, que hace las veces de coordinador de la asociación. En Senegal participaron en la restauración de una cárcel para menores de edad y en la puesta a punto de varios centros docentes. También organizaron actividades lúdicas con niños de distintos barrios.

Sus proyectos están encaminados a que sean los propios integrantes los que detecten las necesidades de su entorno e intervengan

Este método de actuación representa la filosofía de EoEo: «Nuestros objetivos son dinámicos porque lo que perseguimos es que los jóvenes sean los que descubran las necesidades de su entorno y tracen líneas de actuación». Los voluntarios, por su parte, se sumergen en los institutos de las zonas con mayor riesgo de exclusión social para luchar contra el absentismo escolar. Sus resultados son notables y suelen conseguir mediar entre los jóvenes, por lo que han recibido numerosos premios y cuentan con el apoyo incondicional del Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre, conocedor de la importancia de las actividades del colectivo.

Entre jornadas de concienciación sobre enfermedades de transmisión sexual y encuentros intergeneracionales en diferentes residencias de mayores, los jóvenes que participan en EoEo se convierten en mediadores de su propio barrio, y por lo general muchos de ellos acaban convirtiéndose en monitores al cabo de los años.

Sergio, que está ya en su último año como beneficiario de la asociación, cuenta que a lo largo de estos años se ha sentido «importante» trabajando en su propia localidad: «En EoEo puedes hacer diferentes cosas que marcan la diferencia, para tu entorno y para los voluntarios, que a la vez nos hacen crecer como persona». Por su parte, Laura, una de las voluntarias del colectivo, explica que lo que más le gusta es «poder tener contacto directo con las personas y ver el resultado». Admite que también hay hueco para disfrutar entre tanto trabajo: «También me hace crecer a mí, ya que en el futuro quiero dedicarme profesionalmente al ámbito social».

Fotos

Vídeos