Construirán un colegio y ayudarán a un orfanato con el dinero del accidente de la India

Los niños del orfanato con su material. :: sur
Los niños del orfanato con su material. :: sur

La policía del país detiene al conductor del camión que arrolló el minibús en el que viajaban los tres rondeños y el granadino fallecidos

VANESSA MELGAR RONDA.

El conductor del camión que arrolló el pasado 5 de agosto al minibús en el que viajan -en su mayoría- vecinos de Ronda que participaban en una expedición humanitaria en la India, en colaboración con la Fundación Vicente Ferrer, ha sido detenido por la policía de este país, según informó esta semana la agencia de noticias Efe. En el siniestro murieron Vicente Pérez, Josefa Morán y Nieves López, de Ronda, y Francisco Pedrosa, de Vélez de Benaudalla, y resultaron heridas otras nueve personas. El conductor del minibús también falleció y el del camión, se dio a la fuga y ha sido buscado por las autoridades de la India hasta que ha sido capturado.

P. Shankar, vicesuperintendente de la Policía de Palamaner, explicó que el arrestado carecía de carné de conducir. Se le acusaría de un delito de «homicidio culposo» y, de ser declarado culpable, la pena podría ser de diez años como máximo según las leyes del país.

Por otro lado, cabe recordar que Ronda y los municipios de la Serranía se volcaron con los familiares de las víctimas que pidieron sustituir, en los funerales y la capilla ardiente, flores por donativos para la Fundación Vicente Ferrer. Por ello, se instalaron varias huchas en las que se depositaron más de 11.000 euros, a los que la Fundación Unicaja quiso sumar otros 5.000, por lo que esta ONG, que desarrolla proyectos en la India, dispondrá de casi 17.000 euros.

Las intenciones de la Fundación Vicente Ferrer pasan por la construcción de un colegio que llevará los nombres de Vicente Pérez, Josefa Morán, Nieves López y Francisco Pedrosa y también del conductor del minibús. La ONG se quedará el 50% de la recaudación y el otro 50 se destinará al orfanato en una zona montañosa al que se dirigían los rondeños cuando murieron. Les llevaban a los niños forros polares y cuadernos, un material que finalmente llegó a su destino y que ellos y el maestro Raja, amigo íntimo de Vicente Pérez, han querido agradecer. Desde Centro Baba, que dirigía Pérez, se colaboraba con estos huérfanos, en un proyecto llamado 'Los niños de las montañas'.

Fotos

Vídeos