Condenan a dos hermanos por la muerte de un hombre en Antequera

Foto del cortijo en el que tuvieron lugar los hechos. / SUR

A los procesados se les imponen penas que superan los 13 años de prisión como autores de un delito de homicidio

ALVARO FRÍAS y JUAN CANOMálaga

La Audiencia Provincial de Málaga ha condenado a dos hermanos por la muerte de un hombre en Antequera, que falleció después de ser golpeado con la culata de una escopeta en la cabeza. Las penas que se imponen a cada uno de ellos superan los 13 años de prisión, según se recoge en la sentencia, a la que ha tenido acceso este periódico.

Los hechos tuvieron lugar entre finales de octubre y los primeros días de noviembre de 2015 en la zona de Antequera. En la resolución judicial se explica que el 31 de octubre hubo un enfrentamiento entre dos grupos de personas en Cuevas Bajas, en el que se intercambiaron todo tipo de insultos y amenazas. En concreto, se dice que un acusado amenazó reiteradamente a la víctima.

Horas más tarde de ese mismo día en la citada localidad, uno de los procesados, hermano del que antes había recibido las amenazas, fue agredido por varias personas que le causaron lesiones. Interpuso una denuncia por estos hechos en la que manifestó que creía que uno de los agresores era la víctima.

Así en los días posteriores, los dos hermanos se pusieron de acuerdo para acabar con la vida de la víctima. Para ello, uno de los acusados se hizo con una escopeta de un cañón, que había sido robada en Málaga meses atrás cuando estaba inutilizada para ser disparada, aunque luego se manipuló para que pudiera ser usada.

El 7 de noviembre los hermanos fueron al cortijo Las Hazuelas en Antequera, donde vivía y trabajaba la víctima, que ya había terminado su jornada laboral. Aparcaron, saltaron una valla que rodeaba la finca y fueron a casa del fallecido armados con la escopeta.

Como la víctima no les dejó entrar en la vivienda, uno de los hermanos la emprendió a golpes con la puerta de entrada hasta derribarla. Una vez dentro, este acusado, que era el que llevaba la escopeta, disparó a la víctima, sin darle de lleno, por lo que ésta pudo salir corriendo.

Pero fue perseguida por los procesados. El mismo hermano que antes había usado la escopeta, volvió a disparar en dos ocasiones más hasta que, con la víctima en el suelo, la golpeó reiteradamente en la cabeza y otras partes del cuerpo con la culata de la escopeta hasta romperla, todo ello en presencia del otro acusado, que no hizo nada para impedirlo.

La víctima, que presentaba más de una treintena de lesiones, falleció como consecuencia de éstas, siendo la causa inmediata un traumatismo craneoencefálico y la causa fundamental las heridas incisocontusas en la zona craneal.

Al principal procesado se le condena como autor de un delito de tenencia prohibida de armas y otro de allanamiento de morada en concurso medial con un delito consumado de homicidio, concurriendo la agravante de superioridad, a la pena de 15 años y medio de cárcel. A su hermano se le imponen 13 años de prisión por un delito consumado de homicidio con la agravante de superioridad, aunque se le absuelve de los de allanamiento de morada y tenencia de armas.

Asimismo, solidariamente tendrán que indemnizar a los familiares del fallecido con 210.000 euros, siempre según se recoge en la sentencia.

Fotos

Vídeos