Coín vive sus días grandes con la concurrida romería de la Virgen de la Fuensanta

FERNANDO TORRES

La romería de la patrona y alcaldesa perpetua de Coín, la Virgen de la Fuensanta, salió ayer de la plaza de la Alameda para disfrutar de un fin se semana de fiesta y devoción. Casi 80 carretas y miles de vecinos y vecinas partieron desde el centro de la localidad para recorrer los cinco kilómetros que los separan de la ermita para venerar a su patrona. Entre cantes, bailes y muchas ganas de pasarlo bien se vivieron los primeros momentos del camino, repleto de trajes de flamenca y de corto, bueyes tirando de los carros y caballistas.

El arranque estuvo protagonizado por el equipo de gobierno y los párrocos de la localidad, así como los miembros de la hermandad que han abierto el cortejo, ya que juntos celebraron el acto inaugural. Desde el punto de partida, en la plaza Alameda hasta el Llano de las Marías donde se ubica la ermita de la Virgen de la Fuensanta, discurrirán cinco horas de peregrinaje repletas de tradición. El santuario se sitúa en un enclave entre los términos de Coín y Monda. Uno de los momentos más emotivos tuvo lugar a mitad del camino, donde los romeros se refrescan del calor y el cansancio con el agua del río Pereila, donde tradicionalmente los veteranos bautizan a las personas que acuden por primera vez a esta fiesta. Además de los vecinos de Coín, muchos visitantes participaron en este evento atraídos por la diversión y el buen ambiente del momento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos