Coín da prioridad en sus presupuestos al plan de ayudas a los comerciantes locales

El reparto, pendiente de ser aprobado por el pleno municipal, cuenta con más de dos millones de euros de superávit destinados a la inversión

FERNANDO TORRES

Los presupuestos para el año 2018 que regirán el gasto público de Coín van cobrando forma. Ayer, el alcalde del municipio, Fernando Fernández, presentó la propuesta de reparto económico que, tras su debate en el Pleno Municipal, podrán ser aprobados e instaurados el próximo día uno de enero. El documento cuenta con un superávit de en torno a dos millones de euros, ya que los ingresos se fijan en los 22,1 millones de euros y los gastos serán de 20,1 millones de euros, cumpliendo con el plan de ajuste financiero al que está sometido el Ayuntamiento del municipio. Una de las partidas más ambiciosas y novedosas es la destinada al plan estratégico de subvenciones, 100.000 euros destinados a modernizar los comercios locales y a la creación de empleo.

En la presentación del reparto, el regidor lo definió como «transparentes y prudentes, pero al mismo tiempo ambiciosos». Así, Fernández apuntó que, a pesar del plan de saneamiento financiero y del plan de ajuste presupuestario que el municipio debe cumplir, hay una fuerte apuesta «en inversiones en materia de turismo, bienestar social o agricultura entre otros». De esta manera, en el apartado de las inversiones se refleja un aumento del 45% de la financiación con recursos del propio Consistorio, lo que garantizará que los proyectos que cuenten con esa fuente de ingresos saldrán adelante sin depender de los plazos o las condiciones de otras administraciones públicas.

En cuanto a las principales inversiones, además del plan estratégico, para este año que viene se destinarán 211.000 euros a la rehabilitación del antiguo hospital de la Caridad, 400.000 euros para la mejora de la red integral de saneamiento para que las aguas residuales lleguen hasta la futura depuradora, una partida de 260.000 euros para el arreglo de caminos rurales, entre otras distribuciones que el regidor enumeró.

Fernández señaló que para le próximo ejercicio hay una considerable disminución de la presión hacia el ayuntamiento, ya que disminuyen los gastos anuales del pago de préstamos bancarios en un 60 % (un millón de euros menos aproximadamente) y tampoco se incrementa la presión fiscal sobre los ciudadanos. «Por cuarto año consecutivo congelamos los impuestos y tasas», concluyó Fernández.

Fotos

Vídeos