Una reyerta entre familias en Coín se salda con dos muertos y dos heridos por arma blanca

Despliegue de la Guardia Civil en la zona. / Sur

La Guardia Civil despliega un dispositivo con más de 30 agentes de uniforme para evitar que se produzcan nuevos enfrentamientos

JUAN CANO y FERNANDO TORRESMálaga

Los vecinos de Coín vivieron ayer una jornada cargada de sobresaltos. Dos personas fallecieron durante una multitudinaria pelea en la barriada de la Fuensanta, donde también resultaron heridas dos personas por arma blanca. Sobre las cinco de la tarde, el teléfono público 112 recibió múltiples llamadas que alertaban de una reyerta entre dos grupos muy numerosos en la que se estaban empleando navajas y palos. Algunos testigos aseguraron que se exhibieron armas de fuego, aunque no se utilizaron.

Los operadores del sistema andaluz de emergencias movilizaron tanto al 061 como a la Policía Local y a la Guardia Civil de la comandancia de Coín. La Benemérita desplegó un importante operativo de contención para evitar posibles represalias y nuevas agresiones una vez se corrió la voz. En total, más de 30 agentes uniformados se desplegaron por la zona de los cuales muchos efectivos pertenecían a otros cuarteles de la zona, ya que la situación era muy tensa y se corría el riesgo de que se produjeran enfrentamientos incluso pese a la presencia policial.

Según el relato de varios testigos, una vez se conoció el desenlace del primer conato, «todo el barrio» salió a la calle, hecho que motivó la magnitud del operativo policial. En la pelea participaron más de 20 personas según las distintas fuentes. Los dos heridos están en distintos centros hospitalarios, ambos bajo custodia.

Tal y como ha podido saber este periódico, una de las víctimas, un hombre de nacionalidad española, fue trasladada al centro de salud de Coín, donde ingresó sin vida a consecuencia de varias heridas de arma blanca. Poco después se confirmaba un segundo fallecimiento, el de otro hombre de la misma nacionalidad que había llegado aún con vida al Hospital del Guadalhorce, donde falleció pese al esfuerzo de los sanitarios, también a causa de varios apuñalamientos. Los fallecidos son dos hermanos pertenecientes a uno de los clanes.

Según las fuentes consultadas, los dos bandos estarían compuestos por dos familias, ambas residentes en el mismo barrio. Las dos víctimas mortales y uno de los heridos pertenecen al mismo clan, siempre según el relato de las fuentes consultadas. Se desconoce cuál fue el desencadenante de la pelea, aunque algunos testigos aseguraron que había problemas arrastrados a lo largo del tiempo entre ambas partes antes de que se produjera el enfrentamiento.

El Consorcio Provincial de Bomberos tuvo que enviar a varios efectivos para sofocar las llamas de un vehículo que fue incendiado momentos después de que se disolviera el primer brote de violencia. Según explican desde el Consorcio, los efectivos desplegados se quedaron en la localidad ante la posibilidad de que se produjeran otros incendios, como de hecho intentaron hacer varias personas (la Guardia Civil impidió por lo menos un intento).

El centro de salud del municipio, donde ingresó el primer fallecido, fue cerrado al público por orden policial y custodiado por agentes de la Policía Local hasta que llegó la comitiva judicial encargada del levantamiento del cadáver. Según los testigos, esta medida se hizo efectiva por dos motivos:primero, para preservar el cadáver hasta que pudiera ser levantado y, segundo, para proteger al personal sanitario de posibles enfrentamientos ya que la familia quería llevarse el cuerpo a toda costa.

Temas

Coín

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos