La UMA cierra sus XVI Cursos de Verano en Ronda

Visita al conjunto histórico.
Visita al conjunto histórico.

Casi cien alumnos y ponentes debaten sobre el pueblo gitano, los retos de la sociedad del siglo XXI y la gestión turística de conjuntos históricos

VANESSA MELGAR RONDA.

Jubilarse a los 68 años, que el pueblo gitano, representado por alrededor de un millón de personas en España, sigue excluido; que la crisis económica ha dejado, de momento, un 6,7% más de personas infelices; y que los poderes públicos y la iniciativa privada tienen que sentarse a abordar los problemas de movilidad y de saturación turística que viven los conjuntos históricos, son algunas de las conclusiones, ideas y propuestas que se han debatido esta semana en Ronda, en el marco de los Cursos de Verano que la Universidad de Málaga (UMA) ha desarrollado en la ciudad del Tajo. La convocatoria ha reunido a alrededor de cien inscritos y a expertos en torno a tres seminarios: 'Los retos de la sociedad del siglo XXI: demografía, mercado de trabajo y Estado del Bienestar', dirigido por el catedrático de Sociología de la UMA, Gonzalo Herranz; 'El pueblo gitano: un pueblo de Oriente en Occidente', a cargo del director del Instituto de Cultura Gitana, Diego Fernández; y 'Gestión y planificación turística de los conjuntos históricos', bajo la batuta del decano de la Facultad de Turismo de la UMA, Antonio Guevara. Éste último también ha contado con Bartolomé Nieto como secretario, con el experto en turismo y coordinador de la concejalía de Patrimonio Histórico y Cultural del Ayuntamiento de Ronda. Igualmente, han intervenido arqueólogos locales como Pilar Delgado y José Manuel Castaño, entre otros.

Este curso ha conectado directamente con la actualidad local, ya que hoy en día el Ayuntamiento pretende poner en valor el conjunto histórico de Ronda. En este seminario se han analizado las principales problemáticas que viven estos espacios, que pasan por la saturación turística y el elevado tráfico. Se han estudiado cómo se pueden aplicar las nuevas tecnologías a la puesta en valor, si la difusión del patrimonio que se hace actualmente es suficiente y si los conjuntos están protegidos. En este sentido, la directora de la Escuela Superior de Arquitectura de Andalucía, Teresa Pérez Cano, indicó que el 80% de los conjuntos históricos de España sí cuentan con planes de protección, aunque es necesario que éstos se actualicen conforme a la normativa. En este curso también intervino, entre otros, Ildefonso Navarro, arqueólogo del Ayuntamiento de Estepona; y se introdujeron conceptos como la turismofobia o el rechazo a la gestión turística que apunta ya a Málaga y que en Barcelona e Ibiza, en- tre otros, campa a sus anchas.

La felicidad y el dinero

Por otro lado, Herranz dijo que considera necesario subir la edad de jubilación en España hasta los 68 años, ya que, aunque el país sigue contando con un colchón de población activa bastante amplio, afirmó, esta ampliación ayudaría a reequilibrar el citado colchón. No obstante, mantuvo que la medida, «políticamente incorrecta», habría que aplicarla de forma progresiva.

Eduardo Bericat, catedrático de Sociología de la Universidad de Sevilla (USE), respondió a si el dinero da la felicidad y mantuvo que depende: «Es cierto que mucho dinero no da más felicidad, pero también es verdad que con poco dinero, la probabilidad de ser infeliz crece», defendió y destacó el «gran impacto» emocional que ha tenido la crisis, dejando un 6,7% más de españoles infelices, de 2006 a 2012. El estancamiento de fecundidad, en 1,3 hijos por mujer, también generó debate en este curso que contó con el presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), Cristóbal Torres, y el catedrático de Sociología de la Universidad de Oviedo, Rodolfo Gutiérrez, entre otros.

En el de el pueblo gitano se han expuesto las demandas de esta minoría que sigue excluida y que continúa sufriendo discriminación, una discriminación invisible. Expertos como el consejero de Educación de Castilla y León, Fernando Rey, propuso que los partidos políticos estén obligados a incluir en sus listas a candidatos gitanos, puesto que el colectivo no cuenta con representación política. Paco Suárez, director de la European Romaní Symphonic Orchestra, también se desplazó a Ronda, entre otros.

La UMA, que organizó actividades paralelas, celebró este viernes la ceremonia de clausura de esta edición de los Cursos, con la presencia del director de la Fundación General de la UMA, Diego Vera.

Fotos

Vídeos