Cientos de personas reciben en Alhaurín de la Torre a Mireya Bravo tras su paso por Operación Triunfo

Mireya Bravo, esta tarde en Alhaurín de la Torre con fans./SUR
Mireya Bravo, esta tarde en Alhaurín de la Torre con fans. / SUR

La malagueña recibe un cálido recibimiento en la plaza de España tras su eliminación del programa de TVE

FERNANDO TORRES

El municipio de Alhaurín de la Torre se ha volcado con Mireya Bravo cada día durante su paso por la academia de Operación Triunfo. Semana a semana, desde sus padres, amigos y familiares cercanos hasta vecinos desconocidos han votado en la aplicación oficial para salvarla de la expulsión y han llevado su nombre como bandera por las redes sociales. En la última gala, la aventura de la alhaurina llegó a su fin, pero el apoyo de sus seguidores no hizo sino crecer. En la tarde de este miércoles, cientos de personas han acudido a la plaza de España de la localidad, donde Mireya ha podido sentir en persona el apoyo de sus incondicionales -y de paso ha firmado unos cuantos autógrafos-.

A las seis de la tarde, hora a la que estaba fijado el encuentro, la plaza ya estaba abarrotada. A su llegada, Mireya se vio rodeada de seguidores de todas las edades que llevaban un buen rato desafiando el frío para conocer a la nueva estrella. Entre ‘selfies’ y firmas en fotografías de una de las actuaciones, la cantante ha atendido prácticamente a todos los que han acudido a la cita. Muchos de ellos le han traído regalos y han acudido con sus propias fotografías para que se las firmara. Los presentes no han dejado de vitorear su nombre y mostrarle apoyo en una reunión que se ha prolongado hasta las ocho de la tarde.

Cuando ya se había disipado la mayoría de la multitud todavía había gente que llegaba para saludar a Mireya, hacerse una foto y agradecerle los buenos momentos vividos en pantalla. “Necesito que te hagas una foto conmigo, es para mi hija”, ha comentado entre risas una madre rezagada. “Lo hemos pasado muy bien viéndote cada semana en las galas, era el momento del día”, ha dicho frente a una emocionada y sonriente Mireya.

“Mi amiga quiere que te diga que ya nos vamos, a ella le da mucha vergüenza”. Dos chicas de unos quince años habían esperado hasta que se disolviera el barullo para poder darle un abrazo más sosegado. “Estaremos pendientes, no dejes de cantar”, ha sido la despedida.

Mireya Bravo ya era bastante conocida en el municipio antes de entrar en la academia debido a su presencia en las pasarelas. A pesar de ello, este miércoles se ha vivido cómo ha pasado de ser una chica popular al icono de cientos de jóvenes que se han acercado a la música gracias a su vecina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos