Cártama y Endesa buscan la fórmula «más rápida» para que arranquen las obras del hospital

Imagen de archivo del Hospital del Guadalhorce
Imagen de archivo del Hospital del Guadalhorce / F. T.

El centro sanitario necesita una nueva línea eléctrica para abrir al completo, ya que hay cortes de suministro que ponen en riesgo a los pacientes

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

El Hospital del Valle del Guadalhorce, emplazado a las afueras de Cártama, no está terminado a pesar de que lleva funcionando parcialmente varios meses. Una vez concluyeron las obras, los responsables se encontraron conque la línea eléctrica es inestable y, por tanto, se producen cortes de luz que impiden que los cirujanos puedan trabajar con garantías sin poner en riesgo la vida del paciente. La solución a este problema pasa por la construcción de una nueva línea de suministro eléctrico por parte de Endesa, una actuación que no estaba contemplada en el Plan Especial para la construcción inicial del centro sanitario, redactado por el Ayuntamiento de Cártama. Al tratarse de una segunda obra, son necesarios una serie de trámites que están retrasando el inicio de los trabajos. Actualmente, tanto Endesa como el Consistorio estudian la vía «más rápida» –según los portavoces de las dos partes– de encontrar solución a esta traba administrativa.

El concejal de Urbanismo de Cártama, Juan Francisco Lumbreras, explicó a este periódico que el documento que queda por tramitar es la licencia de obras que solicitó Endesa en febrero de 2017. «Los terrenos por los que tiene que pasar la línea eléctrica no están calificados para la construcción en el Plan Especial; de hecho algunos están protegidos por inundabilidad». Según el concejal hay varias opciones para solventar esta traba administrativa, aunque hay dos de ellas que parecen las más viables: «Se puede modificar el Plan Especial o redactar uno nuevo en el que se contemple la segunda obra o bien solicitar a la Junta de Andalucía que declare la obra de Interés Público, por lo que la licencia no sería necesaria».

El próximo martes habrá una reunión en la que participarán técnicos de Endesa y del Ayuntamiento de Cártama. Allí, ambas partes estudiarán las posibles actuaciones burocráticas para que comiencen las obras. «Trataremos de dar con la solución más rápida». A pesar de las buenas intenciones, el concejal de Urbanismo se muestra cauteloso, ya que «no sabemos cuál de las fórmulas es la más viable o si existen otras alternativas».

El mismo portavoz de Endesa apuntó a este periódico que la licencia de obras del Ayuntamiento de Cártama es uno de los últimos documentos que necesita. Por tanto, este martes se sabrá con mayor precisión cuánto falta para que comiencen los trabajos. Una vez se autorice y los operarios de la empresa estén sobre el terreno, el plazo que estiman para la ejecución completa es de «tres o cuatro meses».

Quejas de los beneficiarios

Miguel Esteban, portavoz de la plataforma Pro Hospital del Guadalhorce, ya expresó el malestar de los integrantes de la asociación por el estado del centro sanitario antes de que se conociera la última hora de los trámites. Aseguró que «no se están cumpliendo los plazos» y que la maraña administrativa para el comienzo de las obras es «una excusa perfecta para la Consejería de Salud» con la que tapar «la ineficiencia con la que han abordado la construcción del hospital».

Por su parte, Endesa recurre a los documentos firmados entre todas las partes para defender su labor: «Cumplimos los plazos porque el contrato se firmó en diciembre de 2015 y se estableció una duración mínima de 18 meses más el tiempo necesario para conseguir los permisos», explicó el mismo portavoz de la empresa eléctrica. Además, aseguran que Endesa ha llevado a cabo «todas las tramitaciones oportunas de la documentación necesaria» para construir las infraestructuras.

Desde la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía aseguran que la apertura completa del centro sanitario está «completamente vinculada a la nueva línea eléctrica», ya que de ello depende el correcto funcionamiento de los quirófanos, a la vez que recuerdan que las infraestructuras son competencia del Ayuntamiento. A su vez se desvinculan del estado de los permisos y de la obra de Endesa en general, ya que, en este caso, es la propia Consejería la que «depende del resto». Una vez la línea esté operativa será otro cantar: «Estamos listos para abrir al cien por cien».

Fotos

Vídeos