La campaña de riego de verano en el Guadalhorce se retrasa hasta mañana

Canal de riego del Guadalhorce a su paso por Álora. /SUR
Canal de riego del Guadalhorce a su paso por Álora. / SUR

La comunidades de regantes habían solicitado empezar a recibir agua para regar sus explotacionesdesde el pasado lunes

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

Los agricultores del Valle del Guadalhorce deberá esperar hasta mañana jueves para poder comenzará con los riegos de verano, en lugar de poder hacerlo desde el lunes pasado, tal y como las comunidades de regantes habían solicitado a la Delegación Territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio. La Junta ha justificado el retraso en el inicio de la campaña de riegos en la elevada salinidad del agua, lo que ha exigido un proceso para poder rebajar la salinidad. Según el delegado territorial, Adolfo Moreno, fuera de la campaña de riego el agua con más salinidad se destina a abastecimiento, toda vez que la empresa municipal de aguas de Málaga (Emasa) la desala antes de suministrar a la población en la desalobradora de El Atabal. «El proceso para endulzar este agua es largo y complejo, de ahí que se haya retraso unos días la campaña de riego», dijo ayer Moreno.

El sistema del Guadalhorce está integrado por los embalses de Guadalhorce, Conde de Guadalhorce y Guadalteba. El problema es que en la cola de la presa del Guadalhorce existe un manantial salino (Meliones), cuyas aguas son más salinas que las del mar. Para evitar que los cultivos se vean dañados, Medio Ambiente debe rebajar la salinidad de las aguas de riego, ya que de lo contrario se verían afectados los propios cultivos.

Reservas

Actualmente, los tres pantanos del Guadalhorce cuentan con unas reservas de 257,93 hectómetros cúbicos, frente a los 182 de hace un año. El embalse que más agua almacena es el del Guadalhorce (105,57 hectómetros cúbicos), seguido del de Guadalteba, que cuenta con 96,98 hectómetros cúbicos, y Conde del Guadalhorce, 55,38. Todos se encuentran por encima de hace un año.

Según el acuerdo alcanzado por el comité de gestión del sistema, para la campaña de riego de este verano se destinarán 28 hectómetros cúbicos, aunque este volumen podría verse incrementado en función de los aportes que pueda recibir los embalses antes de que finalice el presente año hidrológico (1 de octubre de 2017 al 30 de septiembre de 2018).

De los 28 hectómetros cúbicos que se destinarán al riego de los cultivos del valle del Guadalhorce, tres será suministrados durante este mes de mayo, cinco durante todo el mes de junio, siete hectómetros cúbicos en julio, ocho en agosto y otros ocho en septiembre. La campaña de regadío finaliza el 30 de septiembre de este año.

En 2017, los regantes recibieron al final de la campaña 32 hectómetros cúbicos, ya que se ampliaron los riegos hasta mediados de octubre. Los agricultores mantienen que los 28 hm3 que tiene asignados para los riegos de verano es un 40 por ciento inferior a la dotación que les corresponde.

La Asociación Provincial de Regantes de Málaga (APREMA), que agrupa a la mayoría de la comunidades de regantes del Guadalhorce, expresó ayer su malestar con la dirección del sistema por este retraso, al considerar que ha sido la causante del retraso en el comienzo de los riegos, a pesar de que desde la Delegación se ha insistido en que la razón ha sido la alta salinidad del agua. El colectivo ha reconocido sin embargo que este retraso no va a conllevar ningún efecto negativo sobre los cultivos, ya sean de huerta como de arbolado, subtropicales y cítricos, en mayor parte.

Temas

Álora

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos