Bombardeo aéreo de semillas en Cómpeta

Un helicóptero de la Guardia Civil fue el encargado de realizar el lanzamiento. /A. Peláez
Un helicóptero de la Guardia Civil fue el encargado de realizar el lanzamiento. / A. Peláez

Fue una de las zonas arrasadas por el incendio de 2014 que afectó a 200 hectáreas del Parque Natural de las Sierras Tejeda, Almijara y Alhama La Diputación lanza 27.000 bombas de simientes para repoblar el Barranco Pérez

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

La Diputación de Málaga realizó ayer en Cómpeta el primer bombardeo aéreo de semillas de Andalucía. La zona elegida fue el paraje Barranco Pérez, devastado por el incendio de 2014, que arrasó 200 hectáreas de montes públicos en el municipio, dentro del Parque Natural de las Sierras Tejeda, Almijara y Alhama. Debido a lo abrupto del terreno, la repoblación manual es imposible.

La acción, que se enmarca en el proyecto 'Un millón de árboles' de Málaga Viva, que promueve la lucha contra el cambio climático en la provincia con acciones de repoblación vegetal, consistió en el lanzamiento desde un helicóptero de la Guardia Civil de 27.000 bombas de semillas, con más de medio millón de simientes en su interior de más de 30 especies diferentes de arboleda, matorral y herbáceas propias del bosque mediterráneo.

La técnica utilizada fue la denominada Nendo Dango (bola de arcilla), inventada hace más de 70 años por el agricultor, biólogo y filósofo japonés Masanobu Fukuoka. El método consiste en utilizar bolas de arcilla -en este caso se ha utilizado arcilla de Vélez-Málaga, la misma que se usa para la fabricación de tejas y los típicos ladrillos mazaríes- con semillas en su interior con forma de disco. Hasta ahora en Málaga esta técnica se había utilizado en algunas zonas del Valle del Guadalhorce y la Sierra de Mijas por parte de algunos colectivos ecologistas, aunque lanzadas de forma manual. La novedad de la acción llevada a cabo ayer es que fueron lanzadas desde un helicóptero.

«La arcilla, mezclada con citronela, sirve para proteger las semillas de las aves, los roedores y los insectos. Además sirve de sustrato. La lluvia facilitará su germinación. Mientras tanto se mantendrán perfectamente conservadas», explicó la diputada provincial de medio Ambiente y Promoción del Territorio, Marina Bravo.

Entre las especies seleccionadas se encuentran pinos, algarrobos, romero, tomillo, retama, lavanda, esparto, llantén, mostaza, cereales y gramíneas. Según Bravo, la iniciativa cuenta con el apoyo del Parque Natural, que ha autorizado la experiencia. «A partir de ahora haremos un seguimiento para comprobar su efectividad», señaló la diputada, que no descartó llevar a acabo acciones similares en Villanueva de Tapias y Sierra de Yeguas, concretamente en dos antiguos vertederos.

Alberto Jiménez, de Ecoherencia, que ha sido la cooperativa que ha impartido en el Vivero Provincial los talleres en los que escolares de diferentes colegios de la provincia han elaborado las bombas de semillas, dijo que la intención es que las herbáceas y los matorrales preparen el suelo para que los árboles puedan brota y crecer. El problema del Barranco Pérez es que además de muy abrupto y accidentado es un espacio de pizarra sin apenas tierra. La parcela sobre las que se han lanzado los discos de semillas tiene una superficie de 7.634 metros cuadrados y está situada al norte del casco urbano de Cómpeta.

El alcalde del municipio, Obdulio Pérez (PP), lamentó que la Junta no haya llevado a cabo desde que se registrara el incendio de 2014 ninguna acción para repoblar las 200 hectáreas afectadas, aunque cuando desde la Consejería de Medio Ambiente se anunció en su momento una inversión de 350.000 euros en este sentido «lo único que se hizo fue sacar la madera de los árboles afectados por el fuego», lamentó el regidor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos