El bisturí solidario de José Manuel

El cirujano José Manuel Hernández.
El cirujano José Manuel Hernández. / SUR

Un médico del Comarcal de Antequera viaja a Perú para operar hernias inguinales

ANDREA JIMÉNEZMálaga

Es algo que hace todos los días, pero esta vez tendrá un toque solidario. Desde hoy, el cirujano José Manuel Hernández (Extremadura, 1985) desenfunda su bisturí en Perú para operar de hernias inguinales a más de 250 personas en el hospital de Tacna, una zona rural al sur del país. Esta aventura de dos semanas la vivirá junto a siete compañeros más (tres cirujanos, dos enfermeras y dos anestesistas), reunidos mediante la ONG Cirujanos en Acción, con la que José se puso en contacto. «Tenía ganas de vivir esta experiencia de nuevo, te enriquece en todos los sentidos», explica este cirujano del Comarcal de Antequera, que ya disfrutó de un voluntariado similar hace cinco años, en Bolivia. «Se hacen muchos lazos con la gente que conoces, yo sigo manteniendo contacto con ellos».

Ahora, junto a esta ONG, que suele organizar proyectos de voluntariado en África y Sudamérica durante todo el año, operarán a pacientes graves de hernia inguinal hasta el 1 de julio. «En España no se ven casos tan extremos, pero en estas zonas rurales es un problema muy extendido por el desconocimiento y la falta de medios, nadie las trata», apunta Hernández.

Viajarán al hospital de Tacna, una ciudad rural de escasos recursos al sur del país

Por ello, esperan operar al mayor número de pacientes posibles, adultos y niños, que sufren este problema. «Hay casos en los que puede ocasionar incluso la muerte», dice el cirujano, que también se encargará de dar una conferencia a los médicos del hospital para mejorar su formación. «Haremos varias actividades formativas, porque existe una carencia grande de infraestructura y personal».

A esta falta de recursos se le suma el problema económico. «También hay que tener en cuenta que la sanidad en Perú no es gratuita como en España», cuenta este médico extremeño de 31 años, que vino a Málaga a realizar sus prácticas en el Hospital Clínico Universitario. «Estudié Medicina en Badajoz, pero me interesé por Málaga ya que era un hospital grande y una ciudad con buenas comunicaciones».

En estas prácticas es cuando se dio cuenta de que lo suyo era el quirófano. «Hice cirugía porque creo que es una especialidad muy resolutiva, ya que puedes ayudar al paciente con tus propias manos, y no a través de medicamentos», explica Hernández.

Tras acabar su etapa en el Clínico, comenzó a trabajar en el Hospital Comarcal de Antequera, donde lleva ya dos años. «Estoy muy cómodo aquí, se trabaja muy bien en este hospital, y hacemos muchas actividades relacionadas con la promoción de la salud», cuenta el cirujano, que no es el primero de su centro que hace este tipo de cooperaciones internacionales. «Cuando lo comenté en el hospital, me dijeron que varios compañeros ya habían realizado otros voluntariados».

José Manuel Hernández también resalta «la facilidad» a la hora de inscribirse en esta aventura. «Mi hospital me ha dado todos los permisos pertinentes y me lo ha puesto muy fácil».

Este cirujano anima a todos sus compañeros de profesión a que realicen este tipo de voluntariados internacionales. «Es una experiencia en la que aprendes mucho a nivel profesional, y en lo personal te hace ver la realidad de otra forma distinta», subraya.

Fotos

Vídeos