BENAOJÁN Y MONTEJAQUE, CUNAS DE EMPRENDEDORES

Trabajo artesanal en Al-Jaque, con la mermelada hasta el cierre de los botes de cristal.  sur/
Trabajo artesanal en Al-Jaque, con la mermelada hasta el cierre de los botes de cristal. sur

Quizá por las exigencias de un entorno singular y accidentada orografía que no permitió el desarrollo de fecundas tierras, sus habitantes se exprimieron el cerebro para obtener el sustento de cada día. ¡Y vaya si lo lograron!

JOSÉ BECERRA

Estos pueblos de la abrupta Serranía de Ronda, recostados en las faldas de las sierras bautizadas como Juan Diego, a la sombra también del Pico de la Ventana o de Tavizna tan majestuosos como amenazantes, descuellan entre los que próximos a sus inmediaciones se alzan por la condición emprendedora de sus habitantes. Quizá por las exigencias de un entorno de singular y accidentada orografía que no permitió el desarrollo de fecundas tierras de pan llevar ni una agricultura intensiva, sino otra extremadamente pobre cuya fecundidad mediante su laboreo no iba más allá de parco sustento familiar, hicieron que sus habitantes se exprimieran el cerebro para que, por otros derroteros ajenos al terruño, obtuvieran el sustento de cada día. ¡Y vaya si lo lograron!

Porque la cuestión era no quedarse de brazos cruzados ante situaciones calamitosas. Había que ingeniárselas para, como decían mis antepasados de la Serranía, «a grandes males, grandes remedios».

En épocas ya remotas fueron sus moradores arrieros y contrabandistas del tabaco del cercano Gibraltar que trasladaban a lomo de jamelgos viejos acostumbrados a las fragosidades de las sierras hasta las poblaciones que jalonaban las costas malagueñas, cuando aún no había estallado el 'boom' turístico que hoy es una realidad espléndida. Trochas y senderos se vieron animados, pasados los años de plomo y hambre que siguieron a nuestra procelosa Guerra Civil, por esforzadas jinetes que llevaban en sus alforjas el tabaco de picadura de las marcas más favorecidas por la clientela, a saber Montecristo o Águila Fino, en cuarterones de brillante papel litografiado. Gente brava que no se amilanaba ante el peligro si lo que se jugaba era el sostén de la familia.

Esta gente de acero y de algún que otro forajido o echado al campo, caso de los maquis de la posguerra, que huían por motivos políticos o delictivos, hechos a las escabrosidades serranas dieron pie a una época procelosa que recogieron en sus libros los escritores románticos galos y británicos que por aquellos años nos visitaron y que quedaron por sus hazañas pasmados. Esta epopeya diaria de hombres arriesgados y hechos a las emboscadas y asechanzas, pero sobre todo al territorio sobre el que cabalgaron y la frecuencia de los alijos de tabaco, dieron pie a letrillas que aún se canturrean por los más viejos del lugar: «Por la sierra de Ronda/ viene bajando/ un rebaño de ovejas/ con contrabando,/ porque en la sierra/ hasta las ovejitas/ contrabandean».

Y del contrabando, cuando éste se hizo imposible, se echó mano a otros menesteres menos peligrosos y nada fraudulentos como fue la elaboración de embutidos procedentes del cerdo, ese paquidermo cebado y hozador del que se dice, con razón, «que gustan hasta los andares». Descollaron en este menester innovador emprendedores de la talla de los Carrasco, Tornay, Aguilar, Melgar en Benaoján y Jiménez en Montejaque..., que supieron poner en pie una industria rutilante merced a un decisivo empuje capaz de suministrar elaborados chacineros a media España, poniendo como se dice comúnmente 'una pica en Flandes' allí donde parecía imposible hacerlo. Tenacidad, esfuerzo personal y buen hacer que hizo suyo el fundador de Icarben, José Castaño, charcutero de pura raza, rigiendo los destinos de una industria que se puede codear con las primeras firmas de Andalucía en este menester fabril.

Esta industria en pleno auge aspira hoy a más y se empeña en una ampliación de sus instalaciones, con lo que espera contar con la ayuda económica de la Junta de Andalucía. Realización futura que no puede por menos de redundar en beneficio del pueblo por lo que supone la probable creación de nuevos puestos de trabajo.

El último de este plantel de industriosos natos habitantes de los pueblos del Guadiaro y la Cueva del Gato es Cristóbal Gago, impulsor de una industria quesera que tiene como materia prima la leche de cabra de raza payoya, una especie caprina que pace a sus anchas en la Sierra de Grazalema y la Serranía de Ronda dentro del Parque Natural de los Alcornocales, el cual comparte límites con las provincias de Cádiz y Málaga. Se adaptó esta raza cabruna a la altitud y a la pluviosidad abundante de la zona, hábitat propicio para crecer y multiplicarse. Fue también conocida en sus orígenes como cabra 'montejaqueña', ya que fue en las faldas de la montaña que envuelve a Montejaque y que coronan este pueblo donde inició su andadura por las agrestes sierras del sur peninsular.

¿Y cómo es el queso payoyo? Lo primero que destaca es su color blanco que lo hace distinto al amarillento del de oveja y, sobre todo, su paladar y más fácil digestión. Atributos que son propios de esta raza cuyo principal atributo es pastar libremente en el campo, aunque a diferencia de la cabra montés no rehúye como ésta la presencia humana en su cercanía.

Nada menos que 60.000 litros de leche de esta cabra netamente serrana se espera tratar en las instalaciones ad hoc del empresario Cristóbal Gago servidas por un plantel de empleados experimentados en las técnicas pertinentes.

En Montejaque, en fin, es obligado hablar de Al-Jaque, una industria artesanal que elabora mermeladas gustosas y suscitan admiración por sus rarezas. «Además de las tradicionales mermeladas por todos conocidas, elaboramos las de cebolla, berenjena y tomate, de las que creemos no tienen paralelo en ningún lugar», nos dice una de las tres operarias de la singular fábrica artesanal que endulza el paladar de media Andalucía.

No se queda la gente del lugar con los brazos cruzados ante las adversidades de la vida, sino que poseen denuedos para hacerles frente. Lo hemos visto a lo largo de su historia.

Fotos

Vídeos