El Ayuntamiento prevé destinar más de un millón de euros a inversiones en 2018

En 2017 se ha congelado el recibo de IBI con carácter general. :: v. m. /
En 2017 se ha congelado el recibo de IBI con carácter general. :: v. m.

Economía también prevé poner en marcha una tasa turística y gravar a empresas de suministro de energía por ocupación de espacio

VANESSA MELGAR RONDA.

El Ayuntamiento de Ronda prevé destinar en 2018 más de un millón de euros a inversiones, con fondos propios, según indicó esta semana el concejal de Economía y Hacienda, Álvaro Carreño. Históricamente, el Consistorio de la ciudad del Tajo ha supeditado este capítulo en los presupuestos municipales al dinero que recibía anualmente por los aprovechamientos urbanísticos de los Merinos, un proyecto que, de momento, se ha ido al traste al tumbarlo, por falta de agua, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) y el Tribunal Supremo (TS), que ratificó la decisión del primero.

De este modo, este año, el presupuesto de 2017 ha recuperado la dotación del capítulo de inversiones, pero solo con alrededor de 30.000 euros. Ésta cifra, según Carreño, crecería hasta más del millón en el próximo ejercicio, debido a que el Ayuntamiento, a finales de 2016, terminó de pagar un préstamo de alrededor de un millón.

La concejalía de Economía y Hacienda ya trabaja en el presupuesto de 2018 y en cuanto a la revisión de las tasas e impuesto se contemplan distintas novedades, según explicó el edil, como la implantación de una tasa que grave a las empresas del sector energético por la ocupación del espacio público, ante la razón, dijo Carreño, que a otros municipios que la aplican, ha dado la justicia.

Por otro lado, Ronda también podría aplicar una tasa turística, dirigida a la afluencia de visitantes. Carreño afirmó que el Ayuntamiento está a la espera de que el Gobierno andaluz apruebe un decreto en el que se estipule qué pueden hacer los ayuntamientos al respecto. El edil no cuantificó qué ingresos puede suponer el cobro de esta tasa para Ronda pero sí señaló que se trataría de «ingresos importantes».

Criterios de progresividad

En la misma línea, se prevé aplicar criterios de fiscalidad a las viviendas turísticas, ya que son un negocio, manifestó Carreño, y fiscalmente pagan como un vivienda habitual. «Estamos estudiando qué elementos de fiscalidad se le pueden aplicar», aseguró.

Otra de las novedades vendría de la mano del Impuesto sobre bienes inmuebles (IBI), de las bonificaciones que se aplican en este caso. Carreño ha propuesto aplicar una exención a las personas que ocupen una vivienda social. «La mayoría están en manos de la Junta y el pago del IBI se les repercute a sus ocupantes», indicó. Además, en el caso de las familias numerosas, también se aplicaría una bonificación por tener niños de acogida.

En general, sobre la revisión de tasas e impuestos para 2018, Carreño descartó «grandes rebajas» y dijo que la línea es seguir aplicando criterios de progresividad. Cabe recordar que en este 2017, han entrado en vigor los cambios que el tripartito, el PSOE, el PA e IU, propuso en 2016, como la congelación del IBI con la bajada del tipo impositivo del 0,69 al 0,64%, lo que permitió compensar la subida del 10% de la base imponible como consecuencia de la revisión de los valores catastrales. Además, se subió el tipo hasta el 0,90% para los inmuebles cuyo valor catastral superase los 100.000 euros y solo al 10% de cada uso, menos al residencial. En el caso de las familias numerosas, se introdujeron criterios que ponderan el valor catastral de la vivienda habitual y los ingresos para la aplicación de una bonificación en el pago.

Por último, Carreño también se refirió esta semana al proceso de presupuestos participativos que se ha puesto en marcha y en el que vecinos elegirán en 2018 el destino de 50.000 euros. Se llevarán a cabo ocho asambleas, en barrios y pedanías, del 2 al 6 y del 9 al 11 de octubre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos