La autopsia no encuentra lesiones de ningún tipo en los pies ni en las piernas de la pequeña Lucía

Salvador Salas

La hipótesis principal apunta a una muerte accidental al recorrer la pequeña tres kilómetros y ser golpeada por el primer cercanías Málaga-Álora

SUR

El estudio forense del cuerpo de la pequeña Lucía Vivar, la pequeña de 3 años cuyo cuerpo fue hallado sin vida en las vías del tren de la línea del Cercanías que une Málaga con Álora tras algo más de ocho horas desaparecida, no ha encontrado lesiones de ningún tipo en los pies de la niña, pese a que según la investigación anduvo varios kilómetros hasta presuntamente quedarse dormida y después ser golpeado por un tren.

Así se lo han confirmado fuentes de la investigación a Canal Sur, planteando con ello dudas sobre la que era hasta la fecha la principal hipótesis de la muerte de la niña: que había sido accidental. Como ya publicó SUR la autopsia detalla que el cuerpo presenta un traumatismo craneoencefálico severo y ninguna otra lesión en el cuerpo. Según los investigadores, Lucía se despistó mientras jugaba con sus primos en un restaurante de la estación de trenes de Pizarra y anduvo por el trazado de la vía a lo largo de tres kilómetros hasta que se cansó y se acurrucó en la vía. La pequeña habría resultado golpeada por el primer cercanías Málaga-Álora de la mañana. Sin embargo, las últimas informaciones abren ahora nuevos interrogantes dado que a tenor de los datos hechos públicos por Canal Sur los pies y las piernas de la pequeña no presentan signos de que la niña hubiera caminado una distancia tan larga. Por el contrario, el cráneo está totalmente destrozado por un fuerte golpe, y se investiga si existe otro daño previo al impacto.

Noticias relacionadas

Los investigadores, de hecho, no descartaron ninguna otra hipótesis y serán los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil quienes arrojen nuevos datos que permitan esclarecer por completo este suceso. Los profesionales tratan de determinar otras cuestiones como por qué había grasa en el cadáver. Los agentes de la Guardia Civil han peinado de nuevo las vías, la vereda de acceso en coche hasta ellas y los pueblos de Pizarra y Álora en busca de nuevas pruebas que puedan aclarar lo ocurrido. Además, se está interrogando a testigos, visionando grabaciones de cámaras de seguridad de la zona de la desaparición e inspeccionando el tren que supuestamente habría golpeado a la pequeña, que ha sido inmovilizado en las cocheras de los Prados propiedad de ADIF.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos