«Arturo Berutich es un personaje fundamental en el desarrollo turístico de Ronda»

Faustino Peralta. sur
Faustino Peralta. sur

El pionero en la promoción al exterior de la Serranía cuenta con el respaldo de 250 firmas para ser declarado Hijo Adoptivo a título póstumo Faustino Peralta Presidente del Centro de Estudios de Ronda

FÁTIMA ÁVILA-CASANOVA RONDA.

Faustino Peralta ha crecido escuchando la historia de la importante gesta llevada a cabo por el gran desconocido Arturo Berutich. Con el paso de los años, y por aquello de las casualidades de la vida, este gibraltareño de nacimiento y rondeño de adopción ha vuelto a la vida de Peralta con más fuerza que nunca. Tras sumergirse en el estudio de la vida de este pionero en la promoción turística, Peralta, junto a un grupo de amigos y conocidos, ha creado una Comisión que ha presentado al Ayuntamiento una solicitud en la que se pide que se declare a este personaje Hijo Adoptivo de la Ciudad de Ronda a título póstumo.

-¿Cómo surge la iniciativa de pedirle al Ayuntamiento que declare a Arturo Berutich Hijo Adoptivo de Ronda?

-Estando inmersos en un proyecto de recuperación de las rutas de los viajeros románticos nos dimos cuenta de que había un personaje fundamental en el desarrollo turístico de la ciudad. Alguien que vimos que era el pionero en la promoción, atención e información turística en Ronda. La investigación histórica es así. En numerosas ocasiones empiezas a sacar de un hilo y de ese sale otro. Cuando sale el personaje, te pones en contacto con la familia y te das cuenta de que ahí hay tema, y que merece la pena trabajar sobre esa persona.

-¿Puede dar más detalles de quién era este ilustre personaje desconocido para muchos ciudadanos?

-Arturo Berutich era gibraltareño. Él llegó aquí, porque a su padre, que llevaba toda la concesión del carbón en las colonias británicas de Europa, le conceden la cantina de la estación de Ronda, donde monta el Hotel América, que después de la guerra que tiene España con Cuba y Filipinas pasaría a llamarse Hotel España. Posteriormente, monta el Hotel Royal, que era un hotel precioso de estilo modernista que estaba situado frente a la Alameda. En aquella época, su hijo Arturo Berutich se fue a estudiar Derecho y Turismo a Londres. Sin embargo, cuando tiene lugar la Primera Guerra Mundial se ve obligado a volver a España para ayudar en el funcionamiento del hotel familiar. De este modo, encauza su vida hacia el turismo a través de los distintos organismos públicos que se van creando. Estamos hablando de diferentes etapas, primero con Alfonso XIII tras la República, más tarde con la Guerra Civil y, posteriormente, con el régimen franquista. Berutich aprobó las primeras oposiciones que hubo en España a intérprete turístico, que fueron en 1929. El destino que pidió fue Ronda, donde se abrió la primera oficina turística, que luego continúa con la República. Es ahí cuando comienza a hacer un trabajo muy interesante publicando la primera guía oficial turística de Ronda y haciendo la primera promoción turística en el extranjero, concretamente en Londres. Más adelante, después de la Guerra Civil, le pidieron que siguiese trabajando en la oficina de turismo. Fue a partir de los años 50 o 60 cuando se produce el verdadero 'boom' turístico español. Hay que destacar que Ronda siempre fue pionera en el desarrollo turístico.

-Entonces, ¿Ronda llevaba mucho tiempo promocionando el turismo cuando en otras ciudades empezaron a planteárselo?

-Los pioneros del turismo fueron los ingleses con los viajeros románticos. Esos fueron los que dieron a conocer España en el mundo. Ahí es donde Ronda tiene una importancia vital en este tema, porque una de las puertas de entrada de los viajeros era a través de Gibraltar, y para llegar al interior tenían que atravesar la Serranía de Ronda. Este se convirtió en un territorio romántico, porque se enamoraron locamente de toda esta zona. Esto atrajo a los ingleses con cierto poder adquisitivo que querían conocer la belleza de esta tierra y la cosas que contaban de ella. Por eso, los ingleses son los que construyeron el ferrocarril, y son los ingleses los primeros que construyeron hoteles en nuestra ciudad. Hay que destacar que en aquel momento el turismo era fundamentalmente de interior, no existía turismo de sol y playa.

-¿Cree que Ronda ha reconocido la importante labor que Arturo Berutich realizó en su momento?

-Por eso hacemos todo esto. A través de las investigaciones dimos con este personaje, pionero de la información y promoción turística de nuestra ciudad, que prácticamente es un desconocido en Ronda y que pasó al olvido. Berutich murió en el año 81, se jubiló en el 78; y creíamos que era necesario darlo a conocer. Al menos sacarlo del olvido y recuperarlo para la memoria de todos los rondeños. Para ello, hemos hecho una publicación que ha tenido un gran éxito. Además, hemos presentado una solicitud al Ayuntamiento, con 250 firmas recogidas, para nombrarlo Hijo Adoptivo a título póstumo. El respaldo que tiene la solicitud es muy importante y ha supuesto todo un récord. Ahora estamos a la espera de que el Ayuntamiento convoque la Comisión de Cultura y esperamos que esta acepte la solicitud

-¿Berutich no solo promocionaba y conocía Ronda sino que también 'vendía' su entorno?

-Él se sentía rondeño por los cuatro costados. Conocía nuestra ciudad a la perfección, porque hizo su guía oficial y además a los extranjeros les preparaba excursiones para que conocieran la Serranía y los pueblos de nuestro alrededor. Hay que destacar que las primeras excursiones en burro, tan famosas en Mijas y otros lugares, se hicieron en Ronda. Estas eran unas excursiones organizadas desde la oficina de turismo que bajaban por el Campillo, atravesaban todo el Tajo, los turistas veían el puente desde abajo y subían por el Puerto de las Muelas (donde están mas o menos los Descalzos Viejos). Al final los turistas acababan en el Hotel Victoria o en el Royal o en cualquiera de los hoteles que se iban construyendo en la ciudad, porque Ronda en aquellos años ya tenía seis o siete hoteles importantes. Es decir, que Ronda en los años veintitantos del siglo XX ya era una ciudad potente en el aspecto turístico. Además, Berutich también organizaba excursiones en autobús para que los extranjeros conocieran la belleza paisajística de la Serranía y los pueblos enriscados en las montañas, que son una auténtica preciosidad.

-Desde luego su historia es fascinante, ¿usted lo llegó a conocer personalmente?

-No, pero sí he escuchado a mi padre hablar mucho de él. Mi padre tenía una buena amistad con Berutich y me ha dado mucha información sobre su importante labor en la ciudad.

Fotos

Vídeos