Antequera recupera el Arco del Nazareno tras su restauración

Antonio J. Guerrero
ANTONIO J. GUERRERO

Antequera suma un atractivo arquitectónico más a la remodelada plaza de San Sebastián, con la finalización ayer de la restauración del Arco del Nazareno tras cinco meses de trabajo, tal y como detallaron el alcalde Manuel Barón y la teniente de alcalde de Cultura, Ana Cebrián, junto al restaurador municipal Rafael Ruiz, quien destacó que «la prioridad para los trabajadores era el respeto al material original del Arco».

De esta manera, «Antequera recupera un espacio absolutamente artístico, barroco y antequerano», según señaló Manuel Barón. Por su parte, Ana Cebrián puso de relieve la forma de trabajar de los operarios: «Todo el Arco se ha recuperado de una forma magnífica y muy respetuosa con el entorno». Tras su demolición en el año 1957, el artista madrileño Pons-Sorolla volvió a levantarlo en el año 1963. Los trabajos de rehabilitación se han centrado en la eliminación de todas las capas de cal y de pintura plástica manualmente. Los trabajos más laboriosos han sido los de la eliminación de cemento, debido a su dureza.

«Finalizamos limpiando el ladrillo con un método en seco que era más respetuoso con el material original», declaró el restaurador municipal refiriéndose al cuidado del material original. No se pudo recuperar la hornacina con la imagen del Nazareno debido a su deteriorado estado, pero sí se ha recuperado el color dorado original del Arco del Nazareno, datado en el siglo XVII.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos