Antequera reclama más espacio para estudiar

Así está la sala de la biblioteca en pleno uso por estudiantes y usuarios. /AJG
Así está la sala de la biblioteca en pleno uso por estudiantes y usuarios. / AJG

La única biblioteca pública de la localidad se ha quedado pequeña. Por ello, los usuarios reclaman ampliar y organizarlas instalaciones

Antonio J. Guerrero
ANTONIO J. GUERRERO

Antequera tiene una biblioteca pública que se queda pequeña cuando coinciden lectores de prensa, jóvenes que hacen sus tareas y personas que leen o estudian, conllevando quejas de usuarios y la alternativa del Ayuntamiento de tener que ofrecer la Casa de la Juventud cuando sucede el inconveniente. Una situación que provocó las quejas de los jóvenes estudiantes, que reclaman más espacio ante «la imposibilidad de encontrar un sitio libre para sentarse en la sala de estudio», reclama un usuario que ve como con más frecuencia de lo que debería, o no hay espacio o chaquetones y libros reservan sitios de las mesas.

Antes existían dos bibliotecas, una de la Caja de Ahorros de Antequera en calle Cantareros y la pública en calle Encarnación, pero se fusionaron en una experiencia pionera de la Junta de Andalucía, creando una biblioteca supramunicipal en el antiguo convento franciscano en 2004. Pero «cuando se hizo la restauración del edificio, personalmente creo que se dispuso poco espacio para estudiantes y se podían haber buscado otras soluciones», justificó la teniente de alcalde de Cultura, Ana Cebrián.

El alcalde Manuel Barón gestionó habilitar salas en la Casa de la Juventud, para lo que instalaron calefacción incluso, para que si no hay espacio, puedan utilizar como alternativa con un horario de doce horas diarias. «En 2011 cuando llegamos al poder nos encontramos con carencias en edificios y servicios públicos, uno de ellos el de la Biblioteca de San Zoilo, que pese a llamarse Supramunicipal para cubrir a la comarca, la Junta de Andalucía no nos da las subvenciones que prometió y daba cuando gobernaba el PSOE, por lo que es ya una biblioteca municipal».

Noelia Muriel, una de las jóvenes que más está clamando por solucionar la falta de espacio, considera que «la sala de estudio de Antequera es nefasta, puesto que cuando no hay sitio, porque está el aforo completo, nos mandan a la sala infantil que siempre está llena de niños, y en su derecho están porque para eso es una sala dedicada específicamente a ellos». La Biblioteca tiene una sala polivalente y luego una para pequeños.

Cuando la sala está llena, mandan a los estudiantes al espacio infantil con los niños

Alejandro Fernández estudia Bachillerato y consideró que «por lo general, creo que las condiciones y el espacio son buenas, pero en cuanto a material que nos brindan quizá en lo referente a lengua inglesa se quedan cortos. Cada vez hay más gente extranjera que visita nuestro pueblo y por ello creo que deberían aumentar esos libros en inglés para estudiar. La sala de estudio es bastante grande, pero creo que deberían aprovechar mejor el espacio y ampliar en mesas, sillas y estanterías ya que casi siempre encontramos dificultades para sentarnos».

Mientras que Javier Cuesta, consideró que «la situación en general es un poco precaria, se da la imposibilidad de encontrar sitio y lo más importante quizá es que la apertura de la sala de estudio no debe estar enfocado a un período de exámenes concreto de una universidad o de un bachillerato, ya que realmente cada uno enfoca su horario de estudio a lo largo del año como mejor le viene a él».

Pidió también que abran los días festivos y verano: «Muchas veces, a lo largo del año, la biblioteca está cerrada, ya sea por feria o vacaciones diversas. Los horarios de la sala de estudio deberían mejorarse y abrir los fines de semana. No vale que la biblioteca solo esté abierta de lunes a viernes y favoreciendo a la gente de secundaria generalmente».

Por contra, las estadísticas de la biblioteca no reflejan en flujo de saturación constante a lo largo del año, aunque cuando así ocurre, se habilita la sala infantil y se ofrece dirigirse a la Casa de la Juventud. Hay usuarios que proponen habilitar los pasillos del corredor superior, con ventanales al patio, como hay en otras ciudades en edificios históricos similares. «Ahí podrían hacer la tarea los jóvenes y dejar la sala grande para la lectura y el estudio», expone Antonio García, lector asiduo de prensa.

Gonzalo Vergara no se muestro tan pesimista: «Me parece que en general el ambiente es muy bueno para el estudio y hacer trabajos, pero estaría bien que habilitaran otras salas con más mesas y sillas porque a veces si acudimos un grupo de amigos y no hay sitios juntos para todos, nos tenemos que sentar en sitios separados y para consultarnos posibles dudas entre nosotros es un poco incómodo».

Mientras que la universitaria Fátima Muñoz opinó que «la situación de la biblioteca es bastante frustrante porque actualmente estoy terminando mi carrera de turismo a distancia, llevo estudiándola aquí en Antequera un año y medio, y al hacerlo a distancia necesito el uso de internet constantemente porque todo el rato estudio a través del campus virtual de la UNED. Para mí es prácticamente imposible, no simplemente acceder al campus, sino a mi correo electrónico».

Raúl Lara insistió en el poco espacio para los universitarios: «Me parece pequeña sobre todo en período fuerte de exámenes como puede ser junio o febrero. La conexión a internet es pésima para una ciudad como Antequera que ahora es patrimonio de la humanidad, pero no tenemos conexión a internet decente en la propia biblioteca municipal. los estudiantes de la biblioteca». Una biblioteca precisa una buena conexión a internet, salas especializadas y adaptarse a las nuevas formas de estudios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos