Antequera confía su plaza de toros al empresario Juan Carlos Estrada

De izquierda a derecha, Francisco Fernández e Ignacio Manzanares, de la comisión taurina y el alcalde de Antequera, Manuel Barón. /A. J. G.
De izquierda a derecha, Francisco Fernández e Ignacio Manzanares, de la comisión taurina y el alcalde de Antequera, Manuel Barón. / A. J. G.

Su propuesta incluye tres corridas de toros, una de rejones y dos espectáculos taurinos entre las dos ferias

Antonio J. Guerrero
ANTONIO J. GUERRERO

El coso taurino de Antequera estrena empresario, Juan Carlos Estrada, que además debuta en solitario al frente de una plaza de toros, una situación qué, según ha dicho, "afronto con el reto, la ilusión y el compromiso que una ciudad como Antequera se merece".

Así lo ha comunicado esta tarde la Comisión Taurina de Antequera que ha propuesto a la empresa Tauromaquia Siglo XXI, de Juan Carlos Estrada, para gestionar los festejos taurinos en la plaza de toros durante este años entre las cuatro ofertas recibidas.

Su propuesta se compromete a una corrida de toros y una clase práctica en la Feria de Primavera y tres corridas de toros en la Real Feria de Agosto, dos a pie y una de rejones, más un espectáculo taurino.

La empresa ganadora daba “además de los espectáculos taurinos, ciertos espectáculos fuera de temporada, que se han valorado también”, según destaca uno de los representantes de la Comisión, Ignacio Manzanares. Se refiere a promocionar el mundo del toro con actividades culturales, tales como conferencias, exposiciones o iniciativas que se acerque más al aficionado.

Se prevé que en unos días presente su propuesta donde adelantan que habrá dos tipos de abonos: las dos ferias unidas o solo la de agosto, con el fin de facilitar el acceso y dar un mejor precio, asegurando que se seguirán bajando precios en sol y sol y sombra.

Por su parte, el alcalde de Antequera, Manuel Barón aboga por dejar a la comisión taurina que decida a quién dársela, sin que intervenga el consistorio y sin darla a largo plazo: “Puede dar la casualidad que hagamos un pliego, que hay que hacerlo por cuatro o cinco años, y puede ser que al tercer año el empresario se duerma en los laureles”.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos