Animalistas denuncian «maltrato sistemático» en Casabermeja y critican la pasividad municipal

Uno de los perros maltratados cuyo caso está en manos de un juzgado. /SUR
Uno de los perros maltratados cuyo caso está en manos de un juzgado. / SUR

El hallazgo de tres perros decapitados y otros casos judicializados hacen que los vecinos se agrupen en una asociación para presionar al Ayuntamiento

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

«Es un horror, todas las semanas hay un caso». Varios representantes de Ladram, un joven colectivo de vecinos en defensa de los animales con sede en Casabermeja, muestran a SUR varias fotografías, denuncias a Seprona, a diferentes comandancias de la Guardia Civil y Policía Local. En sus escritos se recoge lo que para ellos es un «maltrato sistemático e impune» a perros y otros animales en el municipio, y apuntan directamente y sin tapujos al Ayuntamiento como responsable de la situación, principalmente por no hacer cumplir la ley de Protección de los Animales (Junta de Andalucía, 11/2003).

Entre todos los papeles que muestra el colectivo hay duras imágenes de perros encontrados sin vida en el término municipal con graves síntomas de maltrato; casos de abandono en los que el animal ha pasado meses atado a un poste y una gran cantidad de ejemplares acogidos: en el año 2017, primer periodo de actividad del colectivo, acogieron a más de 40 perros y gatos sin identificación y con síntomas de maltrato, a los que hay que sumar los que hubo que sacrificar y los que fueron encontrados muertos o devueltos a sus dueños. En la misma pila de documentos hay copias de varios escritos al Ayuntamiento, pidiendo que se tomen medidas, se apliquen las sanciones correspondientes a los dueños que no identifican a sus animales y que se persiga a los maltratadores con dureza.

El Ayuntamiento se defiende y dice que hace «todo lo que puede» con la ley en la mano

Desde el colectivo piden al Consistorio que persiga los casos de abandono y maltrato

El último de los casos denunciados ante la Policía Local de Casabermeja por parte del colectivo es el hallazgo de tres cachorros en una bolsa de plástico con síntomas de haber sido golpeados. La asociación acudió tras el aviso de una vecina. Uno de los cachorros falleció en la vía pública en la que fue abandonado, el otro en dependencias del colectivo, «por los golpes recibidos», según expone la asociación en su denuncia tras haber llevado al animal al veterinario. El tercer animal sobrevivió y está en manos de Ladram. Este caso, puesto en conocimiento del Ayuntamiento con copia de la denuncia, está causando un gran malestar entre los vecinos, que piden al Consistorio que actúe para identificar a todos los animales del pueblo y evitar que este tipo de casos queden impunes.

Vía judicial

El colectivo ha presentado denuncia de la mayoría de los casos, varios de ellos ya judicializados. El más llamativo, en conocimiento de Seprona, fue el de tres perros encontrados en el río Guadalmedina decapitados. Uno de los casos que ha llegado a dependencias judiciales y que, de hecho, está visto para sentencia, es el de una perra atada a una furgoneta cuyo dueño se negó a tratar de las heridas y falleció.

Ante esta situación, los vecinos se muestran desconsolados y dispuestos a todo con tal de que se tomen medidas. El Ayuntamiento, por su parte, explica que hacen «todo lo que está en su mano». El concejal de Medio Ambiente, Juan Sánchez, defiende la gestión municipal y apunta a que cumple con todo lo necesario para con la protección de los animales. «Tenemos contratada una empresa de recogida, acogida a la que llamamos cuando nos dan el aviso». Según explica el concejal, «como en todos los municipios, estas empresas sacrifican a los animales si al cabo de unos días nadie se hace cargo de ellos».

Según apunta Juan Sánchez, ante las reiteradas críticas por parte del colectivo de vecinos Ladram, el Ayuntamiento «no tiene más recursos», y sólo puede llamar a la empresa que los recoge, acoge y luego sacrifica. Sin embargo, Sánchez anuncia a SUR, preguntado por si existen otras opciones para evitar la situación, que el Consistorio está preparando una ordenanza específica para perseguir el maltrato y prevenir el abandono (una regulación que no todos los municipios del tamaño de Casabermeja tienen en la provincia).

Desde el colectivo aseguran que llevan más de un año ofreciéndose a redactar de forma gratuita dicha ordenanza, sin respuesta. El concejal asegura que han formado a la Policía Local y les han entregado un lector de chips para agilizar los casos. Desde Ladram aseguran que les entregaron un lector de este tipo hace meses «y nunca lo han usado».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos