El alma de Archidona está en los fogones

El Hotel Escuela Convento Santo Domingo cumple 16 años como referente en el sector hotelero

Última promoción del Hotel-Escuela Convento de Santo Domingo, un pilar del día a día en Archidona./SUR
Última promoción del Hotel-Escuela Convento de Santo Domingo, un pilar del día a día en Archidona. / SUR
Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Muchos malagueños saben de Archidona gracias a este edificio y a los que viven en él durante dos años. Los que conocen la localidad por otros motivos tienen muy en cuenta su importancia en el día a día y en la vida de sus inquilinos. Nada más llegar al casco urbano varios carteles lo anuncian: ‘Hotel-Escuela Convento de Santo Domingo’. Este centro formativo cumple dieciséis años como referente de la educación en la hostelería y mantiene sus buenas cifras en cuanto a inserción laboral y número de alumnos por año. El director del centro, que depende Empresa Pública para la Gestión del Turismo y del Deporte de Andalucía, Antonio Carrillo, explica a SUR que la escuela es un puente entre lo formativo y lo laboral, y que está «muy presente» en la vida de Archidona.

La escuela se fundó en el año 2002, y nació del interés de la Junta de Andalucía por constituir «un centro de creación de empleo en el interior de la comunidad autónoma», apunta Carrillo. «El objetivo era ofrecer formación de tipo medio, por encima de los modelos básicos, por eso los planes formativos son de dos años y combinan la formación teórica y la práctica».

Desde el año 2002, entre los muros del Convento de Santo Domingo se viven múltiples historias. Más de ochocientas hasta la fecha, una por cada alumno que decide pasar dos años de su vida en el histórico edificio. Ellos son los que le dan vida al proyecto y los que finalmente se convierten en parte de Archidona, de una manera o de otra (el 40% de los estudiantes es de fuera de la comarca y se instalan en el municipio durante el curso).

Según apunta el director, muchas plazas son ocupadas por gente procedente de Archidona, Antequera y alrededores, aunque también los hay de Córdoba, Osuna, Utrera, Granada y del entorno de unos 150 kilómetros a la redonda. «También recibimos a alumnos de Málaga y sus alrededores, incluso de algunas comunidades limítrofes como Valencia», explica Carrillo, aunque esos son casos excepcionales.

Para todos

La edad media de los alumnos ronda los 22 años, aunque Carrillo ha tenido la oportunidad de formar a gente de todas las edades, incluyendo casos de estudiantes de edades más avanzadas que han decidido volver a estudiar para posteriormente montar su propio negocio, «una salida muy interesante», destaca. En cuanto al género de los estudiantes, los últimos datos de los que dispone la Junta hablan del cincuenta por ciento entre hombres y mujeres: «Tradicionalmente, el curso de jefe de cocina cuenta con más hombres, en el de sala y piso predominan las mujeres y en el de recepción la preferencia está equilibrada».

En muchos casos, el Hotel Escuela se convierte en el primer centro formativo para los alumnos que se deciden por esta opción, aunque se trata de un plan de estudios completo y especializado, por lo que también es habitual que muchos de los que deciden estudiar en Archidona ya cuenten con otros estudios de diferentes grados y quieran complementar su formación y currículum.

Público y privado

«Al ser una entidad dependiente de la empresa pública para la Gestión del Turismo y del Deporte de Andalucía, trabajamos con criterios de empresa pública, pero podemos decir que tenemos un modelo de gestión privada». Carrillo resume en esa frase una de las características más trascendentales del Hotel-Escuela: «El alumno se forma trabajando con los profesores pero haciendo un servicio de hotel de cuatro estrellas». Desde ese punto de vista, la presión de los estudiantes es la misma que la de un establecimiento real, algo que para el director es «esencial».

La relación con el trabajo de campo también se ve reforzada en el periodo de prácticas, para el que el centro cuenta con la colaboración de numerosos establecimientos «en todo el mundo», subraya Carrillo:«Generalmente nos abren las puertas para los convenios de prácticas, los alumnos pueden ir prácticamente donde quieran».

Los buenos resultados de inserción laboral (90%), hacen que el Hotel-Escuela sea un pilar sólido en dentro de los planes de la Junta, y también en la vida del municipio. «La relación con Archidona es muy buena, estamos en un edificio público que se utiliza para numerosos fines y actos». Por eso, tanto para los que ya han cursado allí como para los que simplemente ven el cartel, la escuela es parte del alma de esta localidad.

Antonio Carrillo, director de la escuela.
Antonio Carrillo, director de la escuela. / SUR

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos