Fernando Fernández: «Seguiremos apostando por la agricultura como un gran motor económico»

Fernando Fernández, en el balcón de su despacho del Ayuntamiento de Coín. /Fernando Torres
Fernando Fernández, en el balcón de su despacho del Ayuntamiento de Coín. / Fernando Torres
Alcaldes ante el nuevo curso

Alcalde de Coín. El regidor considera que la dinamización comercial del centro de Coín es una necesidad y anuncia un gran plan de subvenciones para todos los sectores

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Fernando Fernández fue una de las sorpresas de las elecciones de 2011. Coín era un municipio tradicionalmente de izquierdas, por lo que la llegada de un candidato del Partido Popular a la alcaldía fue un giro inesperado. En 2015 renovó sus apoyos y pretende llegar al final de la legislatura dejando huella en el centro de la localidad y en su economía.

Nada más entrar en Coín se ve que hay algunos cambios en proceso...

–Efectivamente. Siguiendo con la iniciativa que nos marcamos al inicio del mandato, una de nuestras prioridades es revitalizar el centro, llevando a cabo mejoras en las calles del casco antiguo para permitir que el tránsito de personas sea más cómodo. Queremos que, poco a poco, el peatón tenga prioridad frente a los vehículos. Ya hemos remodelado algunas vías y hemos iniciado el proyecto de remodelación de calle Feria –una de las avenidas principales del municipio–. Es un proyecto muy bonito en el que se plantea una única dirección para ampliar las aceras en favor de personas con movilidad reducida y padres y madres con carritos de bebé.

¿Es una obra a gusto de todos?

–Lo cierto es que estamos recibiendo cierta oposición por parte de algunos comerciantes del centro, que piensan que el hecho de poner una única dirección les acarreará grandes problemas en su negocio. Estamos ahí, intentando convencerles de la bonanza de este proyecto, fundamental para mejorar nuestro casco histórico.

También lleva un tiempo sonando ese proyecto del conjunto monumental de La Caridad...

–El proyecto del hospital de la Caridad comenzó a gestarse en 2007, hace ya diez años. Ahora estamos convencidos de que verá la luz en breve porque hemos alcanzado un acuerdo con la Diócesis de Málaga, propietaria de la Iglesia de San Andrés, que pertenece al conjunto. Ahora podremos explotarlo con fines turísticos. Esto ha sido posible gracias a la buena voluntad de la Junta de Andalucía y el Obispado. Este proyecto alcanzará un presupuesto final de tres millones de euros, 75% de la Junta y 25% del Ayuntamiento. Calculamos que las obras finalizarán a principios de 2019.

¿Sigue siendo la economía uno de sus grandes objetivos?.

–Cuando empezamos el curso lo hacemos con muchos objetivos en la cabeza, pero sí, la economía es una de las grandes necesidades de Coín. Hay que recordar que, cuando entramos en el Ayuntamiento en el año 2011, nos encontramos con una situación realmente complicada. La recuperación económica siempre marcará la agenda de este equipo de Gobierno. Hemos controlado la deuda con los bancos y los proveedores, algo que ya es digno de mención. Ya transmitimos más confianza a las empresas que contratamos. Nuestros presupuestos son muy restrictivos porque estamos en un plan de ajuste marcado hasta el año 2032.

Sus retos hasta final de legislatura

El regidor está empeñado en mejorar el tránsito comercial del centro urbano. Las obras de calle La Feria, principal arteria de Coín, son el cúlmen de una ambiciosa reforma.
Complejo monumental del hospital La Caridad.
Las obras del conjunto monumental del hospital de la Caridad y la Iglesia de San Andrés están a punto de iniciarse. El proyecto será eje del turismo de la localidad, sector que cuenta con nueva web.
Mantener los buenos datos económicos.
Fernández recuerda la llegada al cargo en 2011 como un momento «muy complejo» por las deudas. Ahora, con las cuentas saneadas, está centrado en recuperar la confianza de los proveedores.

¿Cómo mejorarán los números?

–Los presupuestos de Coín están muy por debajo de sus necesidades, aunque cada vez sean más expansivos. Aun así, aparte de las cuentas, nos preocupa la dinamización del empleo y el comercio. Hemos aprobado para ello en el último pleno un plan estratégico de subvenciones dirigido a todos los sectores del municipio, tanto al ámbito deportivo como al social y al comercial.

Coín ha dado un gran salto hacia el mundo agroalimentario...

–Cierto. Hay que recordar que la crisis de la vivienda afectó a Coín de manera muy virulenta. Nuestro principal modo de vida era la construcción y los oficios circundantes. Hubo que buscar otros nichos de mercado para generar empleo y riqueza, por lo que decidimos apostar por el sector agroalimentario. Los resultados se notan, por ejemplo, en la existencia del Mercado Agroalimentario del Guadalhorce promovido por la Diputación que acogemos cada fin de semana en la localidad.

¿Cambiarán los planes municipales de agricultura con la recuperación del ladrillo?

–Es cierto que la construcción está repuntando, pero no a los niveles de antes. Hay muchas familias enteras que están viviendo de la agricultura y la ganadería habiendo empezado desde cero. Y, además, estamos observando que mucha gente joven se está introduciendo con fuerza en este sector. Nuestras prioridades son la dinamización del centro y el sector agroalimentario. Seguiremos apostando por la agricultura como un gran motor económico.

La letra pequeña

Abogado y padre.
Antes de afiliarse al PP en el año 2002 era socio de un despacho de abogados con sede en el centro de Málaga. Tiene dos hijos, un niño y una niña.
Paseos y lectura.
«Cuando puedo salgo a pasear con mi mujer, pero ella da más paseos que yo», bromea. Su pasión es la lectura. Actualmente está inmerso en las páginas de ‘Patria’, el éxito de Aramburu.

Coín sigue sin depuradora y las sanciones siguen llegando...

–Coín debería estar depurando sus aguas desde el año 2001. La Junta puso como plazo máximo para el vertido cero hasta el 2015, exigido por la Unión Europea, que además ha invertido fondos. Además de ese dinero está el canon autonómico de depuración, que está en marcha desde el 1 de mayo de 2011, a través del que Coín ha aportado una media de 300.000 euros al año. Peso a todo ello seguimos sin depurar nuestras aguas y seguimos pagando multas de la Junta, cuando son ellos los que tienen la obligación, porque así lo ha asumido, de poner las depuradoras. Nuestra estación, mancomunada con Álora y Pizarra, ya está en marcha y parece ser que entrará a funcionar en 2019, es decir, con cuatro años de retraso con respecto a sus propios planes.

¿Están las plusvalías entre los planes del Ayuntamiento?

–Sí. Las plusvalías por herencia nos preocupan, al igual que se ha tumbado el impuesto de sucesiones, sería hipócrita no modificar las bonificaciones de las plusvalías. Es cierto que es un impuesto importante y que desahoga las arcas, pero somos sensibles sobre la necesidad de cambio.

Temas

Coín

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos