El alcalde de Campillos renueva el apoyo del Pleno y se mantiene al frente del Ayuntamiento

La moción de confianza ligada a los presupuestos de 2017 se debatió en un pleno extraordinario. :: f. t.
La moción de confianza ligada a los presupuestos de 2017 se debatió en un pleno extraordinario. :: f. t.

El regidor, de Izquierda Unida, contó con los votos negativos del PSOE, pero superó la moción de confianza gracias a la abstención del Partido Popular

FERNANDO TORRES CAMPILLOS

El alcalde de Campillos, Francisco Guerrero (Izquierda Unida), decidió someter su gestión al control de la cámara tras no obtener apoyos para la aprobación de los presupuestos generales de 2017. La moción de confianza se ayer por la mañana en un pleno extraordinario, en el que los tres grupos con representación en el municipio debatieron sobre el estado del equipo de gobierno y sobre la distribución de los fondos públicos propuesta por IU. Tras una serie de polémicas acusaciones cruzadas, se procedió a la votación. La distribución del Consistorio -seis concejales del PSOE, seis de IU y uno del PP- llevó a que el resultado de la consulta fuese de empate (el PSOE votó que no, IU que sí y el PP se abstuvo). En este caso, el reglamento indica que se debe repetir la votación, y si se produjera otro empate, el voto del alcalde es el que decide el resultado. Así, tras un segundo recuento con igual desenlace, Guerrero cuenta con la confianza de los representantes y pudo aprobar sus presupuestos.

En la apertura del pleno extraordinario, el renovado edil recordó que esta moción de confianza era «un compromiso político» que adquirió en el momento de la investidura -para la que necesitó el apoyo del PP, ya que el PSOE fue la fuerza más votada-. Antes de dar el turno de palabra a los representantes de la oposición, recordó las ocasiones en las que las diferentes fuerzas políticas han colaborado, así como los puntos presupuestarios planteados por PSOE y PP que han sido tenidos en cuenta por el equipo de Gobierno en los dos primeros años de mandato. También repasó las áreas en las que ha mejorado el municipio gracias a su gestión, destacando el ahorro en el gasto político. A su vez, quiso dejar claro que la prioridad máxima del Consistorio es «solucionar el problema de la falta de agua potable», una crisis que ha obligado al Ayuntamiento a contratar cubas con agua potable en varias ocasiones.

Por su parte, el portavoz y único edil del PP en Campillos, Luis Parejo, recordó a Guerrero la voluntad y el compromiso que adquirió con respecto a tener en cuenta las propuestas de la oposición. En concreto, Parejo destacó que, de los 14 puntos que presentó su partido, «sólo se aceptó uno y con la mitad de fondos destinados, 15.000 euros». Definió esa cantidad como «ridícula», sobre todo al tratarse de una propuesta «que responde a las necesidades del pueblo». Se trata del arreglo de la zona Isla Perdida, algo que «no es un capricho», según subrayó Parejo. También mencionó la negativa del alcalde a aprobar la creación de una oficina turística, amparada en la imposibilidad de contratar a más personal público de momento. El representante popular finalizó su intervención con una pregunta: «¿Hay algún compromiso de tener en cuenta las propuestas del resto de grupos?». Guerrero le respondió subrayando «el compromiso político» que les ha llevado a celebrar la moción de confianza, dejando así la puerta abierta a futuros entendimientos.

El portavoz del PSOE, Jesús Galeote, destinó su turno de palabra para «demostrar que el actual equipo de gobierno no atiende a las propuestas de la oposición». Desmintió que IU haya cumplido algunas de las ofertas socialistas en el año anterior, señalando que las obras que mencionó Guerrero como aceptadas por el Ayuntamiento se efectuaron a través de otros procesos administrativos.

La moción de confianza no sólo estaba destinada a debatir los presupuestos. La gestión general del alcalde también fue analizada, y Galeote quiso desmontar algunos de los triunfalismos de Guerrero. «Habla de una reducción del gasto político, pero la gente va al Ayuntamiento y no hay apenas nadie». Estas declaraciones encendieron un debate a base de réplicas con interrupciones del público asistente incluidas. Galeote manifestó la «concienciación» del grupo socialista con respecto a la crisis del agua potable que azota a Campillos, aunque dejó ver su inconformismo con la gestión general: «Se ha vuelto a incumplir la regla del gasto y eso va a obligar al equipo de gobierno a hacer otro plan de ajuste».

María Antonia Domínguez, teniente de alcalde y portavoz de IU en el pleno, fue la encargada de cerrar el turno de intervenciones. Tras hacer un extenso repaso sobre las mejoras en diferentes áreas de gestión, como Deportes o Cultura, recriminó al PSOE su pasividad con la crisis de agua. «Todavía estamos esperando a que levanten el teléfono para ayudarnos», dijo, en referencia a las movilizaciones del equipo de gobierno al Parlamento Andaluz en busca de soluciones a la falta de agua potable.

Tras ser aprobada la moción de confianza, se dio por ratificado el apoyo de la cámara al alcalde, así como aprobados los presupuestos. Si el resultado hubiera sido negativo, los votantes en contra habrían dispuesto de un mes para formar gobierno y presentar una moción de censura. Guerrero etiquetó este día como «histórico», ya que ha sido la primera vez que en la historia de la Democracia «Campillos vive una jornada de transparencia y honestidad política como la de hoy».

Fotos

Vídeos