Más de 3.000 vecinos vuelven a la calle contra el cierre parcial del Puente Nuevo

La participación se duplicó respecto a la primera manifestación, que tuvo lugar en diciembre./V. Melgar
La participación se duplicó respecto a la primera manifestación, que tuvo lugar en diciembre. / V. Melgar

Los ciudadanos, que ya se manifestaron en diciembre, protestan por la prohibición de circular por el monumento durante seis horas y media al día

Vanessa Melgar
VANESSA MELGAR

En diciembre fueron 3.000 personas, según la organización, y 1.500, según la Policía Local y la Policía Nacional; y ayer, el doble: 6.000, en base a las estimaciones de la organización, y 3.000, teniendo en cuenta las de la policía. En esta tendencia creciente, cientos de vecinos se manifestaron de nuevo en Ronda contra el cierre parcial al tráfico del Puente Nuevo, una regulación que entró en vigor a finales de enero y que prohibe circular por el monumento, que en el pasado mes de noviembre cumplió 230 años, seis horas al día, esto es, de 10.00 a 13.30 horas y de 17.00 a 20.00 horas.

Al grito de 'Tripartito dimisión', 'Alcaldesa dimisión' y 'El Puente no se hunde', entre otros, los manifestantes, convocados por segunda vez por la plataforma contraria al corte sin que se habilite un vial alternativo urbano de comunicación, partieron desde el Parque de la Alameda del Tajo con distintas pancartas y silbatos, altavoces y hasta la recreación de un ataúd (con 'El Puente está sano, no lo enterréis'), entre otros. La manifestación comenzó al mediodía y recorrió la calle Virgen de la Paz, la plaza de España, el Puente Nuevo y la calle Armiñán para terminar en la plaza Duquesa de Parcent frente al Ayuntamiento, punto en el que el portavoz de la citada plataforma, Martín Guerrero, declaró: «Somos el pueblo y no pueden hacer con nosotros lo que están haciendo. El Puente es de todos y no se hunde, no hay necesidad de hacer esta regulación de esta manera, no lo vamos a consentir», afirmó y continuó: «Contra esta locura vamos a ganar, no nos pueden mandar por una vía peligrosa como es la circunvalación. Esta regulación lo que hace es perjudicar a todos los vecinos, a los de la zona sur, la zona norte... a todos», argumentó.

Otro vecino intervino ante los presentes y criticó que la puerta del Ayuntamiento estuviese cerrada: «Así nos reciben nuestros gobernantes, con la puerta cerrada», aseguró y afirmó que el corte de tráfico responde a la decisión del tripartito, entre el PSOE, el PA e IU, con la socialista Teresa Valdenebro al frente del Ayuntamiento, a una mente «cortoplacista que de forma arbitraria ha decidido partir nuestra ciudad en dos».

Estructura robusta

Los manifestantes también hicieron referencia al informe del Instituto geológico y minero de España, cuyos expertos analizaron la situación del Puente, previamente a la entrada en vigor de la regulación, y concluyeron que la estructura era robusta, aunque hicieron especial hincapié en el problema de filtraciones de agua que sufría, al que se habría puesto remedio arreglando el saneamiento en la zona, y al intenso flujo de tráfico que soporta el monumento a diario, entre otras.

La manifestación de ayer, como la primera, contó con el apoyo de los partidos políticos en la oposición, el PP y APR que, igualmente, pidieron al equipo de gobierno que revoque esta medida. También apoyaron a estos vecinos las formaciones Podemos y Ciudadanos, sin representación municipal.

La regulación en el Puente forma parte de un conjunto de medidas de una estrategia de movilidad para el conjunto histórico. Actualmente, solo pueden circular, con una pegatina en sus vehículos, los vecinos de La Ciudad y otros, aunque con limitaciones. Ahora, agentes de la Policía Local controlan el paso pero se prevén instalar cámaras.

Temas

Ronda

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos