Diario Sur

Bendodo alaba la labor Ledesma y el PSOE le acusa de «abrazar la corrupción»

Elías Bendodo y Francisco Conejo
Elías Bendodo y Francisco Conejo / Iván Gelibter
  • El presidente provincial del PP rechaza la moción de censura en Alhaurín y anuncia que la portavoz local ya está suspendida de militancia

Alhaurín el Grande tiene, según el último censo, una población cercana a los 25.000 habitantes. Siendo un municipio de tamaño medio, a primera vista puede sorprender la relevancia política que ha tenido para el resto de la provincia, pero se dan varias circunstancias que lo hace especial. El presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, es natural de esta localidad, mientras que Francisco Conejo, portavoz socialista en la Diputación y ‘número 3’ de la ejecutiva regional de su partido, no solo nació en Alhaurín, sino que comenzó su carrera política como edil del municipio.

La historia política del pueblo, unida a estas dos coincidencias, son motivos más que suficientes para que esta moción de censura trascienda del ámbito meramente local; un extremo que se confirmó ayer con el cruce de declaraciones entre el propio Conejo y el presidente provincial del PP, Elías Bendodo. El también presidente de la Diputación señaló que la moción «no es positiva» para el municipio, y puso en valor el gobierno de la actual alcaldesa, Antonia Ledesma, asegurando que después de tiempos convulsos, «había recuperado la normalidad y el buen funcionamiento en el Ayuntamiento». Bendodo reiteró, tal como lo hiciera el presidente de la gestora local y vicesecretario provincial del partido, Manuel Marmolejo, que no respalda la actitud de su portavoz municipal, Mari Francis Fernández, que firmó la moción de censura pese a la oposición de su partido. «Puedo confirmar que el jueves se inició el expediente de suspensión de militancia, y que hoy (por ayer) se le notificará a la concejala; a partir de ahí el proceso dirá», explicó el líder ‘popular’ de la provincia.

En cuanto al futuro del partido en Alhaurín el Grande, Bendodo insistió en que actualmente existe una gestora que seguirá funcionando, aunque en este caso sin ningún edil en el Consistorio. En lo que no se quiso mojar el también presidente de la Diputación fue en la posibilidad de que Fernández sea considerada tránsfuga. Los argumentos utilizados en este sentido por Marmolejo cuando SUR adelantó la moción de censura parecen haber perdido algo de fuerza, ya que los precedentes en el mismo Ayuntamiento de Alhaurín no le son del todo favorables. «Pondremos en conocimiento de la secretaria municipal que la edil está expulsada del PP, y allí lo decidirán», sentenció.

Argumentos socialistas

Prácticamente a la misma hora que Bendodo hacía estas declaraciones, el ‘número 3’ del PSOE andaluz y portavoz de la Diputación, Francisco Conejo, intentaba presionar al PP usando la corrupción de Alhaurín el Grande, un hecho constatado judicialmente en el ya famoso ‘caso Troya’. Conejo dijo lamentar que los responsables del PP, Juanma Moreno y Elías Bendodo, hayan optado por «abrazar la corrupción frente a la regeneración política». «Esta expulsión tiene un alto valor simbólico: en vez de defender el cambio y la regeneración se han aliado con los herederos de Juan Martín Serón. En vez de soltar amarras, el PP de Málaga y Andalucía se abrazan a quienes repudiaron en 2013 y expulsan a quienes dieron la cara por el PP en Alhaurín el Grande ante Martín Serón», señaló, en referencia a Mari Francis Fernández.

La relación de Ledesma y sus concejales con el polémico exalcalde parece ser la hoja de ruta de la oposición para justificar la moción de censura, un extremo que reiteró en varias ocasiones el portavoz socialista. «Moreno Bonilla está ocupado en las herencias, pero no renuncia a los herederos de la corrupción en Alhaurín el Grande. El presidente del PP comienza el año de la peor manera posible: amparando un régimen político en un municipio que ha sido condenado en los tribunales por corrupción. Tenían una gran oportunidad de alinearse con el cambio político en Alhaurín el Grande, pero parece que han elegido apoyar a los herederos de Martín Serón», insistió.

Conejo acusó a Bendodo, además, de haber dejado a su edil en la cuneta, así como de haber «viajado al pasado» y de nuevo preferir a Martín Serón y sus sucesores antes que el cambio real en un municipio «que no cerrará ese capítulo de su historia hasta que se produzca la alternancia política».

El secretario de Política Institucional del PSOE de Andalucía defendió además la legitimidad de la moción de censura, y recordó que que la propia Antonia Ledesma apoyó en el 2000 la moción que dio la Alcaldía a Martín Serón con tan solo tres concejales. «La derecha ha puesto dos mociones de censura en la historia democrática del municipio. Tan legítimas esas como la que ha sido presentada esta semana», recalcó, para terminar declarando que Alhaurín necesita un gobierno «para todos, que no va a dividir el pueblo en buenos y malos como ha pasado durante estos 16 años».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate