Diario Sur

El exalcalde Martín Alba: “Nunca me leí normas subsidiarias de Alcaucín”, “las licencias se daban sin mas” y con “conocimiento cero”

La vista en  Sección Tercera de la Audiencia Provincial.
La vista en Sección Tercera de la Audiencia Provincial. / A. P.
  • El Tribunal que juzga el ‘caso Arcos’ retira la acusación a dos de los procesados al estimar la prescripción de los delitos de los que estaban acusados

El exalcalde de Alcaucín, José Manuel Martín Alba, principal encausado del ‘Caso Arcos’, ha reconocido hoy en el juicio que se celebra en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial contra la corrupción urbanística en el municipio, que nunca se leyó las Normas Subsidiarias, aprobadas en 1995, a pesar de ocupar el cargo de mandatario desde 1991 a 2009. También ha admitido que no tenía formación ni sabía nada de urbanismo, que no pedía asesoramiento y que las licencias “se daban sin mas”. No ha reconocido en cambio buena parte de las licencias de obras y de segregación que le atribuye el Fiscal, con quien ha mantenido una actitud desafiante, a la vez que ha llegado a manifestar que se ha falsificado su firma.

La sesión se ha iniciado respondiendo el Tribunal a algunas de las prescripciones de delitos alegadas por las defensas. En concreto, ha retirado la acusación contra dos de los procesados al estimar la prescripción de los delitos de cohecho activo y contra la ordenación del territorio que pesaban sobre ellos. Asimismo, ha estimado la prescripción del delito de intrusismo profesional contra un asesor urbanístico. La decisión de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial reduce así a 38 el número de procesados en la macrocausa, que comenzó con 48, después de que en la primera sesión del juicio ocho acusados mostraran su conformidad con los hechos y alcanzaran pactos con la Fiscalía Anticorrupción, entre ellas las dos hijas del exalcalde, acusadas de blanqueo, y el que fuera secretario municipal. Antes de comenzar la toma de declaración de Martín Alba, el Tribunal ha fijado una nueva sesión para el 12 de enero de 2017, después de que decidiera suspender las dos sesiones previstas inicialmente para la pasada semana.

Declaración

Martín Alba ha declarado a preguntas de la Fiscalía que: “Nunca me leí las normas. No tenía tiempo. El Ayuntamiento no tenía medios ni nada y el alcalde tenía que llevarlo todo, por eso no me las leí”. Según la Fiscalía, las Normas Subsidiarias tienen apenas 40 páginas.

Según el exalcalde, las grandes decisiones relacionadas con el urbanismo en el municipio se tomaban “un poquito consensuadas por la corporación”, al asegurar a preguntas del Fiscal que él no sabía “nada de urbanismo, ni de nada".

El exalcalde ha reconocido que hasta que en 1998 se aprobó el texto refundido de las normas subsidiarias, en el que se establece las dimensiones que debían tener las parcelas para poder construir, más de 5.000 metros cuadrados para las de grado 1, “tenía conocimiento cero sobre urbanismo”, una afirmación que ha repetido insistentemente. No obstante, ha señalado que se le “quedó” que se podía construir en suelo de grado 1, siempre que tuvieran más de 5.000 metros cuadrados, siempre que no fuera suelo protegido o inundabable. “Pensaba que en todas las parcelas de más de 5.000 metros cuadrados se podía edificar”, ha manifestado.

Según ha declarado, hasta 1998 no se le exigía a los vecinos proyecto para construir. “Fue a partir de 2002 o 2003 cuando aprendí que tenía que pedir informes técnicos a los proyectos, porque me lo dijo la secretaria”, ha dicho.

Asimismo, Martín Alba ha afirmado que en el Ayuntamiento de Alcaucín “se daban las licencias de forma rutinaria sin mas” y que no pedía asesoramiento porque cuando entró en la Alcaldía se hacia de esa manera y que el secretario tampoco sabía de urbanismo.

“Daba las licencias que entendía porque sabía que en zona protegida e inundaba no se podía y en suelo protegido no hay ninguna”, ha asegurado, a la vez que ha admitido que normalmente recibía a las personas que querían construir.

"Mi preparación no era la adecuada"

Ha negado que emitiera informes y certificados porque “mi preparación no era la adecuada”. Ha señalado que a veces miraba lo que firmaba, aunque no lo leía, y ha asegurado que hay firmas suyas en los expedientes del Caso Arcos que se han falsificado. No obstante, ha afirmado que nunca había sospechado que su firma se estuvieran falsificando, aún cuando, según el Fiscal, tales documentos fueron encontrado en una asesoría urbanísticas de la localidad.

La Fiscalía acusa al exalcalde, que estuvo al frente del Ayuntamiento desde 1991 a 2009, de los delitos de fraude, malversación, falsedad, cohecho, blanqueo de capitales, falsedad en documento oficial y tráfico de influencias, por lo que pide penas que superan los 226 años de cárcel y los 700 años de inhabilitación para empleo o cargo público.