Diario Sur

La Bola Decoración echa el cierre tras medio siglo como referente del comercio rondeño

Diego Rosado y su hija en el establecimiento. v. melgar
Diego Rosado y su hija en el establecimiento. v. melgar
  • El negocio, fundado en 1970 por Diego Rosado, entra en liquidación y cesará su actividad a final de año debido a las bajas ventas por la crisis

La Bola Decoración, uno de los negocios más antiguos de Ronda, bajará la persiana definitivamente cuando acabe el año. La crisis económica y la bajada de ventas que se prolonga desde hace ya tiempo han sido finalmente demasiado para este histórico establecimiento, fundado en 1970 por Diego Rosado y ubicado en la calle Cruz Verde, aunque tiempo atrás permaneció mucho tiempo en la Carrera Espinel.

De hecho, muchos son todavía los rondeños que creen que la popularmente conocida como calle de La Bola debe este nombre a la tienda. «Siempre ha habido mucha confusión. La leyenda es otra. Mi padre tuvo la brillante idea de que el cartel anunciador fuese una gran bola roja. Tuvo visión comercial y le puso el nombre de Papeles Pintados La Bola porque ya llamaban así a la calle», relata Antonio Miguel Rosado, hijo del fundador de una empresa que ha sido durante muchos años un referente para el tejido comercial rondeño.

Casi medio siglo después de que iniciara su andadura, La Bola Decoración afronta sus últimas semanas con toda su mercancía en liquidación y descuentos de hasta el 40% en sus productos. Mantelería, papel pintado, moqueta, tarima flotante, pintura, etcétera conforman la oferta de este negocio, que siempre se ha dedicado a la decoración de interiores y del hogar. Incluso hubo una época en la que comercializaban artículos de regalo, cestería y mimbre.

«Gracias a Dios, hemos sido un negocio emprendedor, con primeras marcas nacionales e internacionales. Nos conocen en toda la Serranía de Ronda, pero nos ha llegado el momento de tener que tomar esta decisión. Estamos asfixiados. Estamos muy relacionados con el tema de la construcción, que ha bajado mucho. El nivel económico es bajo entre la gente de Ronda y hay mucho paro. Y el nuestro es un negocio grande, que paga muchos impuestos... No podemos afrontar lo que el mercado demanda», relata Antonio Rosado, que hoy trabaja en el Ayuntamiento.

El adiós de una aventura

Su hermana, María del Mar, es quien ha llevado las riendas del negocio desde que su padre se retiró. Pese a todo, Diego Rosado ha estado desde entonces muy pendiente de todo cuanto acontecía en la empresa que fundó, de si llegaba esta o la otra marca, de mantener el contacto con los proveedores... A sus 78 años, ve con tristeza que se acaba aquella aventura que inició en 1970 en la calle más emblemática de la ciudad.

Mucho ha cambiado desde entonces en la Carrera Espinel, corazón del Centro Comercial Abierto (CCA) de la localidad y donde, junto a los comercios tradicionales, han proliferado en los últimos tiempos las franquicias de las marcas más conocidas.

El establecimiento que antaño fuera el de La Bola Decoración está actualmente ocupado por una tienda de The Phone House. Su actual local en la calle Cruz Verde, donde se instalaron después de 35 años en su ubicación original, también dejará paso probablemente a un nuevo inquilino. «El local es de mi padre y no lo quiere mantener cerrado. Un local donde ha habido durante tantos años un negocio conocido e importante es también una garantía», subraya Antonio Miguel Rosado.