Diario Sur

El Ayuntamiento prevé reducir un 80% el tráfico en el conjunto histórico

  • El Puente Nuevo soporta el paso de cuatro millones de vehículos al año, por lo que se consensuarán medidas que se aplicarán a principios de 2017

Los datos hablan por sí solos: 11.000 vehículos pasan al día por el emblemático Puente Nuevo de Ronda, cuatro millones al año, lo que supone que la histórica obra de ingeniería soporta alrededor de 4.800 millones de kilos anualmente, sin contar el peso de los pasajeros que los ocupan. Con todo ello, la ciudad del Tajo goza de un índice de motorización de 450 vehículos por cada mil habitantes, por encima la media en Andalucía (340) y en España (401). Al mismo tiempo, 1,5 millones de turistas transitan, a pie, por este puente conocido a nivel mundial en el mismo período, a los que se añaden los residentes.

El Puente Nuevo sobre el Tajo es el buque insignia del conjunto histórico de Ronda, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) desde los años sesenta. El Ayuntamiento quiere proteger el monumento pero también el resto del espacio, reduciendo en un 80% el tráfico en la zona, según explicó la concejala de Tráfico, Francisca González, que presentó esta semana un documento de diagnóstico sobre la situación de la movilidad en el conjunto histórico, acompañada por Bartolomé Nieto, coordinador de la concejalía de Patrimonio Histórico y Cultural que también dirige González.

De momento, ésta no dio detalles sobre las medidas concretas que se podrían aplicar aunque, al parecer, se descartaría el cierre total del tráfico y la idea podría ser la de prohibir la circulación de forma temporal. No obstante, González hizo mucho hincapié en que las medidas, que se prevén implantar en los primeros meses de 2017, se consensuarán con todos los agentes afectados.

Este estudio contempla la necesidad de fomentar el transporte público y la movilidad peatonal y dar solución a los problemas de aparcamiento y de señales verticales de tráfico que afean la imagen de Ronda.

El anuncio ha despertado la polémica en Ronda entre los que defienden la medida en pro de la conservación del conjunto histórico y entre vecinos que rechazan la medida y que aluden a la dificultad de desplazarse hasta el centro. González explicó que el documento de diagnóstico se puede consultar en la página web del Ayuntamiento.

«Es necesario abordar la ordenación del tráfico, el transporte público, los aparcamientos... la movilidad para evitar fracasos en el turismo», dijo González.

Puesta en valor

Esta semana, precisamente, la alcaldesa, Teresa Valdenebro, ha vuelto a dar cuenta de la intención del equipo de gobierno de poner en valor el casco histórico del que dijo que está en estado «lamentable» de conservación. Por ello, puso el acento en los fondos EDUSI de la Unión Europea, que ha solicitado el Ayuntamiento y que pueden suponer, de aprobarse, una inyección económica de unos cinco millones de euros. Este dinero se destinaría a actuaciones en el casco histórico. «No podemos ser Patrimonio Mundial así», dijo Valdenebro, que estuvo acompañada en esta intervención por la secretaria de Turismo del PSOE andaluz, Marisa Bustinduy. Ésta destacó que el próximo año crece casi un 4% el presupuesto de la Junta en esta materia y que, aunque no hay ninguna partida específica para Ronda, ésta sí se verá beneficiada mediante líneas de ayudas que impulsarán el turismo de interior.