Diario Sur

El ferrocarril sumergido bajo aguas del Guadalhorce

El rey Alfonso XIII en la estación de Gobantes.
El rey Alfonso XIII en la estación de Gobantes. / Fondos Sevillana-Endesa.
  • La construcción del embalse del Guadalhorce hizo que un tramo de ferrocarril y la estación de Gobantes quedasen sumergidas, aunque aún hoy son visibles algunos restos junto a las aguas

La construcción de los embalses del Guadalhorce y el Guadalteba alteró la vida de numerosas familias, ya que supuso la desaparición del municipio de Peñarrubia y de su barriada de Gobantes donde existía una estación de tren en la que llegó a bajarse el mismo rey Alfonso XIII en 1921 cuando inauguró el Caminito del Rey. Con la construcción del pantano del Guadalhorce, aquella estación, el núcleo urbano, la carretera y la vía férrea que era parte de la línea Córdoba-Málaga, quedaron bajo las aguas del embalse. Una nueva variante y una nueva estación se inauguraron el 11 de enero de 1972, aunque aún hoy en día quedan vestigios de aquella vetusta infraestructura ferroviaria que se deja entrever en las cercanías del pantano.

Entre la infraestructura en pie destaca el túnel de Valdeyeso, de 355 metros y en perfecto estado de conservación, aunque abandonado entre maleza. Hasta él se puede llegar siguiendo un camino que parte de Bobadilla Estación por lo que era el inicio de aquella antigua vía desmantelada. Precisamente, al salir del pueblo se encuentran los basamentos de un antiguo puente por los que también circulaba el tren para cruzar el río Guadalhorce. Una vez cruzado el túnel, cuyo interior está totalmente vacío, por su boca sur continúa la plataforma de lo que fue la antigua vía, ya junto al embalse del Guadalhorce. Sigue en pie una caseta de control y todavía se ven algunos restos de traviesas incluso piedras de lo que pudo ser el viaducto de Meliones. Los restos de aquella antigua vía continúan en torno a un kilómetro más hasta que se pierden en el fondo de las aguas. Poco más queda, ya que casi todo se derruyó. Cerca de lo que fue el pueblo de Gobantes, cuando baja el agua, aún se pueden ver unos restos de edificaciones que formaban parte de unos barracones que se construyeron para los trabajadores de la obra de la nueva variante.

El ferrocarril entre Bobadilla y Málaga contaba con 17 túneles, al de Valdeyeso le seguía el túnel de Bogantes (con las dos primeras consonantes cambiadas respecto al nombre de la barriada en los listados de la época). Aquel túnel quedó sumergido, al igual que la estación de Gobantes, que se encontraba entre ambos escoltada por unas 40 casas y una iglesia con un colegio. “Sigue el túnel de Miguel, de 230 metros, y el de Rocas Llanas de 326, entre los cuales hay un puente de 80 metros de longitud; después los del Tajo del Gaitán, de 368; Canuto, de 165; Turón, de 595; Gaitán, de 567, Bogantes, de 363, y Valdeyeso, de 355. Entre estos dos últimos hay otro puente de 40 metros”, recogía una crónica de la inauguración del recorrido Málaga-Córdoba plasmada por el profesor Cristóbal García en un artículo titulado 'La inauguración del ferrocarril de Córdoba a Málaga'.

El tren Costa del Sol de Málaga a Madrid fue el último en hacer aquel recorrido antiguo, según informaba un boletín ferroviario que anunciaba la puesta en servicio de la nueva variante. “La conexión se hizo a partir de las cero horas de dicho día”, explicaba refiriéndose al 11 de enero de 1972, comenzando a funcionar un nuevo trazado de 12.640 metros que contaba con el segundo túnel más largo de España en la época, el túnel 3, de 5.320 metros. Se ponía así el final a la actividad de 106 años del anterior tramo de vía borrándose definitivamente el Gobantes original del mapa, aunque su nombre seguiría en otro nuevo apeadero y en un túnel.

Como ocurrió con los vecinos de Peñarrubia, los pobladores de Gobantes también tuvieron que emigrar tras la ocupación y demolición de sus casas. En el Boletín Oficial del Estado del 17 de noviembre de 1969 se publicó la resolución de la Confederación Hidrográfica del Sur con las fechas para el levantamiento de actas previas a la ocupación de los inmuebles afectados por las obras relativas al embalse Guadalhoce-Guadalteba del término municipal de Peñarrubia al que también pertenecía Gobantes. “Se convoca a los propietarios e inquilinos afectados por estas obras, según la relación que se adjunta, para que comparezcan los días 1, 3, 5, 10, 12, 15, 17 Y 19 de diciembre de 1969 y los dias 9, 12, 14, 16 Y 19 de enero de 1970 a las diez treinta de la mañana, en el Ayuntamiento de Peñarrubia, donde se procederá al levantamiento del acta previa de ocupación, pudiendo los interesados venir acompañados de un perito o de un notario si así lo desean, aportando a este acto cuantos documentos les acrediten como propietarios de los citados inmuebles”, exponía el BOE. En la relación había más de 300 propietarios de Peñarrubia y 45 inmuebles de la denominada Calle Barriada de Gobantes, entre los que había 7 propiedades de Renfe.

Gobantes

Plano de la variante de Gobantes

Plano de la variante de Gobantes

El origen de la pedanía de Gobantes estuvo en el tren. Era necesario un apartadero para hacer los cruces de los trenes y se construyó la estación de Gobantes hasta cuyo entorno se trasladaron los ferroviarios y familias de Peñarrubia al generarse allí una nueva actividad. "Podrían vivir en torno a unas 250 personas, había una iglesia, junto a ella una escuela de la que doña Carmen fue la última maestra", explica Andrés Romero, uno de los últimos niños bautizados en Gobantes, hijo y nieto de alcaldes pedáneos. "Aunque hubo que salir de allí, en mi familia nunca ha existido un sentimiento de pérdida como algo traumático, estamos orgullosos de ser de allí, pero fuimos conscientes de que se iba a conseguir un progreso", explica. En Gobantes había dos bares, uno de ellos era de su abuelo, Andrés Pozo, que también tenía el horno de pan. Gobantes estaba a 7 kilómetros de Peñarrubia, a cada núcleo de población le afectó un embalse diferente, a Gobantes el del Guadalhorce y a Peñarrubia el del Guadalteba. En ambos casos hubo familias que comenzarían a vivir en Santa Rosalía en Málaga, aunque otros emigraron a otros lugares de España. También había ferroviarios que continuaron trabajando en otros lugares.

Petición de vía verde

El pasado 26 de octubre, la junta vecinal de la Entidad Local Autónoma de Bobadilla Estación aprobó una moción sobre la creación de una vía verde a lo largo de este antiguo trazado desde la salida de Bobadilla hasta el túnel que aún se conserva. Este antiguo trazado es en la actualidad transitado por senderistas, vehículos agrícolas, cazadores y pescadores que se acercan hasta el entorno de los pantanos. El objetivo ahora es acondicionarlo para su puesta en valor recuperando una parte de la memoria del ferrocarril y de aquellos habitantes de Gobantes.